FR EN ES PT

Ay, el Zinit... Esa misteriosa montaña escondida tras la niebla que encierra tantos secretos... Desde la cima de ese macizo rocoso, el terrible Ogrest domina el Mundo de los Doce y propaga el caos. ¿Pero qué sabes en realidad de esta trágica cara de la historia del Krosmoz?

Todo el mundo conoce el nombre del Monte Zinit, ¿pero qué sabemos de sus orígenes?

Hace muchísimo tiempo, en un planeta muy lejano, vivían unos seres particulares que dominaban unas tecnologías impresionantes. Se llamaban los selatropes.

Su planeta estaba lleno de Wakfu, esa energía creadora que ellos sabían usar a la perfección. Vivían tranquilamente con sus dragones, unos animales magníficos y majestuosos de los que eran hermanos gemelos. Atraídos por la gran concentración de Wakfu que desprendía esta pequeña comunidad, los mecasmas, unos seres robóticos llegados de muy lejos, decidieron instalarse también en aquel lugar.

Durante años, los dos pueblos vivieron en total paz y harmonía. Hasta el trágico día en el que un selatrop, ávido de poder, robó el corazón de Orgonax, el más joven de los mecasmas, y lo utilizó para crear una extraña máquina: el selacubo.

Enloquecidos por la ira, los mecasmas atacaron al pueblo selatrop que no tuvo más opción que huir de su propio planeta. Se fueron en busca de una nueva tierra que los acogiera, a bordo de su gigantesca nave: el Zinit.

Tras una larga peregrinación por el Krosmoz, los selatropes acabaron encontrando un nuevo refugio resplandeciente y lleno de Wakfu. ¡Tú conoces bien ese planeta! Ya que se trata simple y llanamente del actual Mundo de los Doce. Allí, los selatropes fundaron la colonia de Vili, escondieron el Zinit en el corazón de una montaña, y comenzaron una nueva vida.

Sea como fuere, entre ellos subsistía un traidor que pretendía finalizar lo que había comenzado...  ¡Era más fuerte que él! Qilby, ese era su nombre, decidió reactivar el selacubo. A pesar de todas las precauciones tomadas, la ola de energía que se generó no pasó desapercibida a los ojos de los mecasmas, que llegaron al planeta y desencadenaron una guerra sin piedad. Los dos pueblos desaparecieron, dejando tras ellos un planeta arrasado y sin nada de Wakfu.

Durante más de 11 000 años, el Zinit permaneció escondido bajo la montaña, olvidado... hasta hoy.

¡Ahora te toca a ti, joven aventurero, descubrir los secretos que encierra en Monte Zinit!

Sigue a Ulu y ¡entra en la nave más famosa del Mundo de los Doce!