Si sigues navegando por este sitio web o haces clic en la cruz, aceptas el uso de cookies para la realización de estadísticas de visitas y para proponerte vídeos, botones de compartir, publicidad personalizada y un servicio de chat. Para más información y parametrar las cookies X

FR EN ES PT
Acuérdate... El Caos de Ogrest, el cambio climático radical que cambió la faz del mundo... De aquella catástrofe, fueron muchos los que no lograron volver. Ahogados en torrentes de lágrimas, aplastados por la fuerza de las olas, absorbidos por los fondos marinos, los habitantes del Mundo de los Doce encontraron mil formas de perecer, pero casi ninguna de sobrevivir.
 
Los supervivientes se dividen en dos categorías: los afortunados, totalmente impotentes ante el cataclismo, pero que no lo sufrieron de lleno, y los que deben el estar todavía con vida a su voluntad, a su fuerza y a su determinación. Esta segunda categoría es la que nos interesa hoy, pues los salvajes pobladores del Nido Pavimentado, la nueva mazmorra de nivel 85, no le deben nada a la suerte.

Atrapado en la tristemente conocida tormenta de 789 mientras intentaba volver a casa, un grupo de aves lidió contra los elementos, agitado por el viento, golpeado por la lluvia, quemado por el rayo, resistiendo con todo su esfuerzo, hasta encontrar refugio en las ruinas de una construcción apenas al abrigo de la ira de Ogrest. Una vez terminaron los sucesos, estas criaturas sin lugar al que volver decidieron cambiar su modo de vida. Se acabaron las migraciones, los alojamientos provisionales y poco fiables, era hora de ir a lo seguro. Ningún nuevo desastre podría expulsarlos de su cobijo.

Al establecer su nuevo domicilio en la pequeña isla que los había salvado, estos seres plumíferos no tenían más que un objetivo: sobrevivir a la próxima catástrofe. Cuando no estaban reuniendo más materiales para asegurar su nido, profundizaban en sus técnicas de pesca, de caza y de combate. Más unida que nunca y guiada tanto por su obsesión como por el dolor de haber perdido a seres queridos, la bandada desarrolló un espíritu de equipo sin parangón.

Estos pájaros, conscientes de que los seres vivos también podían ser un peligro, se impusieron no viajar jamás, para guardar su existencia en secreto. Si a una embarcación se le ocurría acercarse demasiado a la isla, la regla era no dejarla marchar. Y, hasta hace poco, el secreto se mantenía... Pero los marineros aprendieron a no acercarse a la isla, en la que los restos de barcos empezaban a amontonarse. Pero, como no hay nada que les guste más a los marineros que contar leyendas maravillosas cuando cae la noche, en las tabernas de los puertos, se fue extendiendo el rumor...

Se dice que existe una isla que alberga tesoros tan valiosos ¡que permitirían sobornar a los gobiernos de las cuatro naciones! ¡Unas piezas de equipo tan robustas como para resistir un capirotazo de Ogrest! ¡Una montura voladora! Sí, son solo rumores que, como sabemos, no tardan en extenderse y en deformarse, pero la única forma de comprobarlo es investigando uno mismo el lugar correspondiente. ¿Tendrás el arrojo de comprobar estas leyendas sobre el terreno? ¿Representarás tú el nuevo peligro para el que los tofus salvajes se han estado preparando durante tantas generaciones? ¿O serás, simplemente, un aperitivo más en su gaznate?
 
Te damos cita en las praderas silvestres de cada nación para encontrar este nuevo contenido:
  • una nueva familia de monstruos: los tofus salvajes;
  • una nueva mazmorra, de nivel 85: el Nido Pavimentado;
  • 20 nuevos objetos de equipo, entre los que están:
    • 1 objeto épico,
    • 2 sets,
    • 4 objetos que confeccionar;
  • un nuevo recurso para los peleteros y una receta apetitosa para los cocineros.
Categoría: Background