FR EN ES PT
Explorar los foros
Resultado : 133

RP*. La Seloguerra

Por Zalt - MEMBER (+) - 02 de Abril de 2018 22:00:52
 Capitulo 1:Corre por tu vida.
En teoría tenía que ser una operación fácil para Bufus y sus compañeros, entrar en la cueva, cogerlo e irse... Pero no... Nunca es fácil... La cueva fue más profunda de lo que esperaba por no hablar de que se encontraron con algún otro peligro de la fauna local y para cuando lo encontraron y salieron de la cueva... ellos les estaban esperando y les tendieron una emboscada. Por suerte, Tipin y Sasi reaccionaron rápido con bombas y pantalla de humo. Nunca esta de más tener un tymador y una scram en tu grupo. Consiguieron salir corriendo pero sus perseguidores enseguida se pusieron en marcha y al poco rato de correr pudieron introducirse en el bosque. Dentro del panorama que tenían, más o menos aun estaban siguiendo el plan.
 -¡Ahhhhhh! ¡Mierda!- Tipin se paró en seco y todo el grupo se detuvo delante suyo.-¡¿Qué haces?! ¡Nos están persiguiendo!- dijo Pulala, la zobal del grupo.
Tipin se agarró el hombro con gesto dolorido
 .-Creo que me han dado. Lo he notado chocarme con una rama.
-¡Bufus! ¡Se están acercando!- avisó Pulala alarmada
 -Sasi, hazte invisible, llévate a Tipin y escondeos- dijo Bufus.
 -De acuerdo- apoyó su mano en el otro hombro de el tymador- Yo tendré más posibilidades de escapar. ¿Llevo yo el paquete?
 -No ¡Iros!
En unos segundos una pantalla de humo envolvió al tymador y a la scram y desaparecieron. Los otros tres miembros del grupo volvieron a correr- Pulala tenía razón, se estaba acercando.
Bufus saco un pequeño cristal de su bolsillo y lo presionó con la mano. Una pequeña silueta de un mujer se apareció en su mano pero Bufus no tenia tiempo de mirarla, solo necesitaba transmitir el mensaje para que todo el mundo se preparara.
 - Tipin y Sasi retirados. Los demás seguimos, enemigos tres.
 -Recibido, movilizaré sus grupos de apoyo. Cuando lleguéis a la arboleda, tomad caminos separados- dicho esto la silueta desapreció y Bufus se guardó el cristal.
 -Adolan, ¿cuánto falta?-
 -¿Te crees que por ser un sadida conozco todo los bosques?!-Bufus no dijo nada pero pensaba que sí.-Creo que unos me... ¡Ahí!- Adolan señaló a un precipicio al que se estaban acercando y justo en frente del precipicio, la arboleda
 .-¡Preparaos!- ordenó Bufus.
Pulala sacó sus látigos y Adolan encantó la liana que tenía enrollada en la muñeca. Bufus, por su parte, solo aceleró el ritmo, sintiendo ya un dolor punzante en los músculos de sus piernas. Pulala y Adolan engancharon sus látigos a unas ramas y saltaron balanceándose de rama en rama, uno yendo por la izquierda y la otra por la derecha. Bufus al llegar al final del acantilado, sacó los tatuajes de su brazo y también se enganchó en una rama. Mientras se balanceaba, echó la mirada hacia atrás y vio como aparecían los portales de los selatrop. Volvió la vista al frente y siguió yendo de rama en rama. Desplazarse de esta manera era más agotador pero se iba mas rápido y eso era precisamente lo que necesitaban. Poco a poco oía a los portales abrirse mas cerca de él. Tenía que darse prisa. Aguantó un poco más hasta que se dejó caer en el suelo, agotado por el esfuerzo. El selatrop aterrizó a unos metros de él.
 -Es inútil. Si vuelves a intentar escapar te alcanzaré enseguida. Ríndete.-El selatrop tenía un gorro gris y un traje azul. Aparentaba tener unos 20 años. Y no tenía cara de muchos amigos.
Bufus se incorporó hasta ponerse de rodillas y levantó las manos poco a poco, hasta ponérselas detrás de la nuca. El selatrop con una mano preparada para dispararle un rayo por si acaso, se acercó hasta él. Cuando se acercó lo suficiente, una flecha pasó enfrente de los ojos del selatrop. El susto lo desconcentró y Bufus aprovechó para abalanzarse sobre él. Forcejearon un poco en el suelo hasta que Bufus consiguió ponerse encima de él cogiéndole de las muñecas.
 -No sois tan poderoso sin las manos libres, ¿eh?
 -¡Suéltame desgraciado!- ordenó el selatrop.Como repuesta Bufus empezó a darle cabezazos. La cosa iba bien hasta que Bufus sintió como la rodilla de su enemigo golpeaba su estómago. Cuando Bufus cedió en su agarre, el seltrop le dio una patada y se lo quito de encima
“Mierda, es fuerte. No me queda otra” Bufus dio una rápida mirada a la bolsa que tenia colgando de su hombro y otra al selatrop que ya estaba levantando su mano para atacar. Cuando el rayo de wakfu estaba apunto de darle al sacrogrita, este se quedó parado esperando su inminente final pero un escudo de energía detuvo el impacto.
Bufus actuó enseguida. Cerró uno de sus puños hasta que se estacó las uñas, puso la otra mano en el contenido de la bolsa y dejo que su poder le imbuyera. Cuando el escudo desapreció, Bufus corrió más rápido que nunca. Debido a su nueva velocidad su atacante no reaccionó lo suficientemente rápido y Bufus le dio un puñetazo en el cuello con todas sus fuerzas. El selatrop cayó muerto al suelo en el acto.
Bufus apoyó su mano sobre su rodilla para recuperar el aliento pero, para su sorpresa, se encontró mejor a los pocos segundos. Hasta las heridas de sus manos se empezaron a curar.
 -¿Cabo Bufus?
De entre los árboles salieron un ocra y un feca.
 -Cabo Bufus, ¿se encuentra bien?- dijo el feca
.-Sí..- se limitó a decir Bufus. El poder que estaba recibiendo era increíble.
-Cabo...¿está usando el dofus?-dijo el ocra.-Cabo suéltelo.
Con ese poder se sentía capaz de hacer lo que sea... Hasta vencer a un dragón... Nadie le vencería.
 -¡Cabo Bufus!- dijo el ocra, más fuerte.
 -Eh, ¿qué?- dijo Bufus, como salido de un trance.
-Cabo... Suelte el dofus- dijo el ocra con las manos en su arco.
Bufus miré el dofus que tenía en el interior de su bolsa y separó la mano de él. De repente, sintió como todo ese canal de poder se cerraba. Bufus sintió un escalofrío y cerró la bolsas mirándola con miedo.
 -Reporte de los demás- se limitó a decir.
 -Nos acaban de informar de que han habido heridos, pero los enemigos han sido abatidos- dijo el ocra mientras bajaba su arco.
 -Entonces misión cumplida, soldados- dijo Bufus levantando el pulgar.
2
Responder a este tema