FR EN ES PT
Explorar los foros
Resultado : 811

[RP] Corsarios de Bermudas

Por maboroshi - MEMBER (+) - 19 de Marzo de 2017 09:45:23
EDIT: Un problema con el foro hizo que una parte de la historia se borrara... quitándole sentido, asi que ya está revisada y modificada.

¡Saludos a todos! ^^
La siguiente es una historia creada a partir de la colaboración de varios jugadores, más específicamente, la adaptación en historia de algunos sucesos que ocurren dentro del juego. Aún es una iniciativa joven así que no se que resulte... :v (Menos mal hacer cosas sin medir consecuencias ya es costumbre)

La participación es abierta, osea que no hace falta hacer parte del gremio para influir en la historia. Os animo a participar, entre mas seamos, mas interesante será el resultado.

Mas detalles en el Discord del gremio: 
https://discord.gg/FP8a3aq

Bien antes de continuar:
"Los párrafos encerrados en comillas son notas personales de alguno de los miembros del gremio"
[[Los párrafos encerrados en corchetes son sucesos o escenas detalladas]]
Lo que no esté encerrado son comentarios del arcaólogo Dante Glotz.

He aquí el Link de esta historia en WATTPAD (Para leerla mas cómodamente jaja)
https://www.wattpad.com/story/114089817-corsarios-de-bermudas

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

PROLOGO: EL GREMIO CORSARIO

Mi nombre, Dante Glotz, actualmente he sido designado como parte del equipo de historiadores de la Universidad Inmaterial de Bonta.

La siguiente es una recopilación de notas basadas en hechos históricos sobre un gremio en particular, tales hechos han sido tomados de registros en papel encontrados en una basta area del mundo de los doce. Gran parte de las notas recuperadas por nuestro equipo de arcaólogos hacen parte de la bitácora de navegación del almirante Yuni Walker, alguna vez un corsario al servicio del Clan Riktus, que posteriormente cambió de bandos como si de atuendos se tratara. Sin embargo, muchos otros escritos recuperados son autoría de diferentes integrantes de su gremio.

A pesar de que la primera bitácora de navegación del almirante Walker fue recuperada casi por completo en los registros de la base Riktus, ahora abandonada, en el Triangulo de las Bermudas. El resto de sus registros de navegación se han encontrado con dificultad en diferentes partes del mundo de los doce, junto a algunos de ellos, escritos, dibujos, poemas, canciones y demás de algunos miembros del gremio.

Yuni Walker no fué quizas una figura realmente destacada en la época del Caos de Ogrest, probablemente en solitario habría quedado relegado al olvido en la historia de nuestra civilización. Su mas grande aporte ha sido quizás el gremio naval conocido como los Corsarios de Bermudas, el cual ha hecho parte de diferentes e importantes sucesos en las diferentes naciones y dimensiones del Krozmos, y que con el tiempo sufrió diferentes transformaciones en su estructura.

A continuación, transcribiremos los relatos sobre las aventuras de los Corsarios, para el conocimiento de las posteriores generaciones y a su vez, para intentar descubrir varios de los misterios que este gremio ha dejado en nuestra historia. Uno de ellos, la desaparición del almirante y su actual paradero, entre otros.

SUCESO 0
-----------------

"Esto se complica cada vez mas, a este punto de mi empresa la cantidad de miembros dificulta su administración, nunca pensé estar en este tipo de posición. ¿Que habria hecho el capitán Flipwood?. 

El gremio ha crecido... por Pandawa... si algo he aprendido en todo esto es que hay que tener un corazón fuerte para aceptar las partidas, y uno cálido para apreciar a los que se quedan. No hay espacio para la inseguridad.

Justo hace poco en lo que era la antigua Frig..."

La evidencia revela que la interrupción de esta nota se debe a que alguien o algo se presentó ante el almirante en su despacho, donde solía actualizar su bitácora. Por mucho tiempo detalles como este detuvieron nuestras investigaciones hasta el punto de tener que dejarlas en un punto muerto, pero gracias a la ayuda de nuestros hipermagos hemos logrado recuperar evidencia historica de objetos como estas notas, los sucesos se nos muestran como un holograma en una niebla, narraremos en esta obra lo ocurrido en sucesos como este.

[[ Un sujeto entró en la habitación del almirante de un portazo, el almirante que escribía sus notas interrumpió su actividad para prestar atención a su inesperado visitante. Se trataba de un Zurcarak vendado, entró mirando fija y seriamente a Yuni Walker.

- Tocar la puerta no esta de moda en estos días - dijo Walker.
- Walker, tenemos problemas.

El almirante se levantó de su asiento y se acercó a su viejo amigo calmadamente.

- Lorenzo, explicame el asunto con calma, por favor.
- Maloboss... es el... no le gusta el progreso que ha tenido esta organización, ha comenzado a mover sus cuerdas de una forma muy agresiva con tal de acabar contigo. ¡HAN LLEGADO RIKTUS A MI TIENDA A SABOTEAR EL LUGAR! ¡ME HAN AMENAZADO A MI Y A MI MUJER!

Walker intentó calmar a Lorenzo colocando la mano en su hombro, pero el Zurcarak se la alejó de un manotazo.

- ¡ESTO NO ES UN MALDITO JUEGO WALKER! ¡SE LA HAN LLEVADO! Por favor... necesito tu ayuda.
- Comprendo...
- A... a... ¡aún no es muy tarde!! He visto algunos Riktus en la taberna de Astrub repartiendose botines de los antros de la zona... puede que aún no hayan salido de Astrub.

Yuni Walker en silencio observaba a Lorenzo, se le notaba muy preocupado y cansado, el Zurcarak no era un guerrero, solo un muy habil comerciante, pero su fuerza insuficiente solo era fuente de impotencia. Walker sacó su gremialogema y solicitó la ayuda de Espidix.

- Vice-Almirante, convoca a quienes creas capaces a hacer una busqueda por todo Astrub, el objetivo es una Zurcarak de cabello blanco y piel café, el enemigo... gente de nuestro propio clan, intenta encontrarlos, hablad con ellos si es posible... rompedle las piernas si no."

Walker comprendía una cosa que parecia no ser evidente a primera vista: el asunto no era cualquier tontería, si Maloboss estaba tras de todo esto, o no... lo importante es que pronto las cosas se complicarían sin mesura.

- Iré a hacer unas averiguaciones... los corsarios se encargaran del asunto, no te preocupes. En el acto, Walker sacó una pócima del recuerdo y desapareció del lugar. ]]

SUCESO 1
-----------------

[[ Yuni Walker apareció en el Triangulo de las Bermudas, el lugar estaba tan vacío como siempre... Walker observó el lugar con desprecio ]]

Algunas evidencias aseguran que el almirante odiaba el clan no solo por el asesinato de su padre por parte de Maloboss, sino por la mediocridad de su estructura, según el la única razón por la que Maloboss había llegado a obtener tal poder era porque representaba una idea muy llamativa: la del caos. Pero aún así su capacidad de organización y su creatividad eran tan pobres que tuvo que "copiar" al clan Magik Riktus, agrupación original de la cual Gerar se"inspiró". Esta última era una agrupación completamente exclusiva, sus integrantes llegaban a abandonar casi que totalmente la creencia en los dioses y se entregaban a la locura perpetua... Yuni Walker sentía respeto por ellos... pero el Clan Riktus, para el solo era un clan fundado por un farsante e imitador.

[[ - ¡¡SEÑOR!! - dijo en voz alta Walker al acercarse a Maloboss - Vengo a entregar mi reporte semanal
- ¡Ahhh Yuni Walker! que sorpresa tenerte por aquí - dijo Maloboss moviendose amenazantemente
- Los reportes los lee mi segundo al mando... Maurito, yo estoy para mandaros no para perder el tiempo con esas tonterías.
- ¡Si señor! - dijo Walker con una reverencia - ¡en seguida!.
- ¡Walker! - exclamó Maloboss.

Yuni caminaba hacia el barco militar para "entregar su reporte" pero paró en seco cuando Maloboss le llamó, eso era lo que esperaba, ahora de alguna forma u otra Maloboss le daría una pista de por qué lo perseguía, si no lo hacía directamente.

- Por qué has aparecido por el efecto de una pócima de recuerdo, y no usando el zaap EHHH???.
- ¡Es mas rápido, señor!
- AHHH SII?? - dijo Maloboss acercandose cada vez mas con sus garras - ¿Por qué me han informado que ahora eres oficialmente un Brakmariano? ¿Acaso siempre has sido un espía? ¿Planeas destronarme?
- Ehhh... no señor, usted me asignó una misión de infiltración, ¡la escribió y todo! ¿quiere leerla?.
- YA TE HE DICHO QUE YO NO ESTOY PARA PERDER EL TIEMPO EN ESAS COSAS... ejem... si es así, presentasela al segundo al mando, el me informará luego y te podré castigar con la pena de muerte.
- ¡Si señor!

Al volver del barco militar y entregar un falso reporte, varios riktus aparecieron del zaap, estaban riendo y jactándose del botín que habían conseguido, no parecían muy fuertes. A Walker le pareció sospechoso y se acercó para escuchar lo que decían.

- JAAAAAAAA... ese gato estúpido no tenía oportunidad, ¡Nos haremos ricos con este Humus!
- El humus no vale nada, novato idiota.
- ¡Me vuelves a decir idiota y vas a tener que aprender sastrería!
- Es lo que eres... a todas esta, ¿donde esta el jefe?
- Se quedó con la chica, dijo que debía entregarla a yo no se quien... ¡HEY, NO CAMBIES LA CONVER...!
- ¿Entregarsela a alguien?
- Solo dijo que le pagarían buenos kamas por ella, creo que se quedó en el último antro que saqueamos. Menos mal no había nadie que nos parara, fué demasiado fácil.
- Que comentario mas fuera de lugar, en fin, nos vuelvo luego.

Uno de los riktus en cuestión se devolvió al zaap y tomó rumbo desconocido, el otro tomó la bolsa del anterior y se fué feliz con su basura.

Walker se alarmó de lo que escuchó "Nadie que nos parara" "¿Podría ser?", sacó su Bibliotransporte, apareció en el zaap de Astrub y corrió rumbo a la tienda de Lorenzo, confiaba en que los corsarios lograran rescatar a la mujer, pero al llegar al lugar solo encontró al Zurcarak devastado. Lorenzo de Medici tenía en sus brazos a su mujer... muerta, junto a el, una nota:

"Queridos Corsarios,

En vista de su persistente actividad, me han contratado para acabar con su gremio de la forma mas rápida posible, soy un hombre ocupado, me gusta ir al grano, este es el tipo de cosas que sucederán de ahora en adelante mientras el gremio continúe funcionando. No se molesten en artimañas insulsas, los conozco a todos y cada uno de ustedes, sus actividades e intenciones. Esta ha sido una acción de advertencia solamente, de reiterar en sus actividades me veré forzado a tomar medidas drásticas.

PD: Cuidado con la chica"

Al leer esto, la esposa de Lorenzo tomó un color verdoso y se abalanzó contra el de forma violenta, este la empujó en un acto reflejo y saltó hacia atrás. Tallos con espinas salian del cuerpo de la Zurcarak mientras amenazante, se acercaba al que era el amor de su vida. Walker se abalanzó sobre ella y la noqueó de un golpe. Había visto suficiente, Lorenzo haría el resto, salió de la tienda seriamente y se dirigió a la base del gremio. Al llegar allí se acercó al Vice-Almirante, Espidix.

- Reporte de la misión, Vice-Almirante. - ¡No se hizo!

Yuni no pudo evitar quedar perplejo y voltear su mirada a Espidix con extrañeza.

- ¿No se hizo? ¿Por qué?
- ¡No estábamos completos!
- No... estabais... completos. ¿Cuantos son completos?
- ¡Seis!

Walker caminó en silencio en dirección a su despacho, se sentó un momento en una silla observando al vacio. Varios minutos después tomó su gremialogema.

"AVISO A TODAS LAS FLOTAS Y SU TRIPULACIÓN: Convoco una reunión de emergencia en nuestra base en Astrub."

Lo dijo casi de forma inexpresiva, pero una vez terminó el comunicado se levantó de la silla con fuego en sus ojos.

- Hay que tomar medidas - dijo Yuni. ]]
1
Reacciones 22
Resultado : 8000
Quiero más <3
1
Resultado : 811
Que bueno que te gustara ^^
1
Resultado : 811
Parece que el foro no me deja pegar el resto de la historia en un comentario T-T
1
Resultado : 811
SUCESO 2

[[Yuni Walker observó su gramialogema con extrañez, parecía estar funcionando bien, pero no obtenía respuesta alguna, la acercó a su oído y solo podía escuchar a lo lejos el ruido de una trifulca, y los gritos de una multitud de gente que avivava una pelea. Ya tenía idea de que era lo que podía estar sucediendo.]]

Los corsarios tenían diferentes “despachos”. En Astrub, se habían establecido en donde alguna vez operaba una organización de bajo perfil llamada “Las hermanas de Dathura”, expulsadas de la ciudad por el gremio de mercenarios. A pesar de que era el lugar propicio para reunirse, raramente lo hacían allí, cuando Walker hablaba del “la base en Astrub” era implícito para los demás que hablaba de la taberna. Un lugar estratégico donde podía saberse todo tipo de rumores y cotilleos no solo de Astrub, sino del mundo en general. Los corsarios tenían un arreglo con el tabernero, el les alquilaba la parte superior de la taberna a cambio de protección en caso de que hubiese problemas en el lugar… una ganga, considerando que casi nunca los había, pero al parecer, el tabernero del momento era un tipo nervioso.

[[Walker salió de su despacho y se dirigió hacia el muelle, parecía un poco molesto por la falta de respuesta de su tripulación, pero no podía dejarse llevar por ese tipo de sentimientos…

-  ¿Cómo se supone que el gremio crezca si no hay interés en todas las partes? – pensó Yuni – Bien, primero lo primero…

En su camino hacia el muelle pasaba una singular Ocra que iba gritando a todo pulmón.

-  “BUSCO UN GREMIO CON GENTE ACTIVA…”

Yuni se detuvo un momento y se le abrieron los ojos de tope.

-  ¡Sociable! – dijo para si mismo
-  “…NO PIDO ENTRENAMIENTO…”
-  ¡Independiente!
-  “…NO QUIERO MOLESTAR A NADIE SOLO PASAR UN BUEN RATO”
-  ¡Considerada! ¡El paquete completo!

Walker no dudó en dar media vuelta y alcanzar a la joven Ocra, sus edades no variaban mucho, pero en ella se veía el temple de un guerrero milenario, se notaba en los ojos de Walker que había encontrado a una persona valiosa, y no dudó en absoluto en reclutarla.

-          ¡Hey! – dijo Walker – Aventurera, ¿como te llamas?
-          Sheliss Eleness – respondió ella.
-          Pues Sheliss, ¡Este es tu gremio! Bienvenida a los Corsarios. Parece que justo ahora solo estamos tu y yo… pero ya conoceras a los demás – decía Walker sonriente.

Retomaron juntos el camino hacia el muelle, mientras eso sucedía Walker le explicaba a Sheliss todo lo referente al gremio, y ella a su vez no paraba de hablar de un sinfín de cosas, otro aspecto a su favor a los ojos del almirante, que disfrutaba de una buena conversación y de recibir la confianza de otra persona.

El viaje hasta Pup Island no fue muy largo, el barco internacional era sin duda la mejor forma de desplazarle en pequeños grupos, no solo se iba de incógnito, también gozaba de la seguridad de quien sabe que tratado entre naciones y piratas de no atacar el navío en cuestión.

Al llegar a su destino, Sheliss y Walker se encontraron con una escena típica de piratas, rodeados por una multitud, dos personajes se insultaban el uno al otro y detrás de ellos corsarios, piratas, marineros y demás vitoreaban y chiflaban, atizando la llama de rivalidad.

-          Ya me lo imaginaba… – dijo Walker.

En medio del círculo humano, se encontraban un Tymador y un Zurcarak lanzándose insultos a diestra y siniestra, un ritual que nunca faltaba antes de un buen enfrentamiento.

-          Ven de una vez gato marica, ¡te voy a llenar esa garganta de plomo! – decía el tymador
-          ¡Ja! Voy a hacerte morder la arena, ¡rata de alcantarilla! – respondió el Zurcarak

Y así, acompañados de los gritos de la multitud y el olor a alcohol y sal marina, seguían insultándose como si sus palabras fueran estocadas.]]

Aquellos dos personajes eran miembros de los Corsarios de Bermudas, parecían haber entablado una especie de amistad rivalizante desde el momento en que se conocieron dentro del gremio… sin embargo algunos registros gremiales de otras investigaciones afirman haberlos visto juntos en otras ocasiones, hace falta confirmación. Un aire de misterio rodeó a estas dos figuras desde el principio de la investigación, sea como fuere, Walker parecía tenerles un gran aprecio y respeto a ambos, prueba de ello son notas de su bitácora como la siguiente:

“Raugaj, un zurcarak de un honor comparable al de un guerrero yopuka, seguramente a causa de que fue criado por seguidores de dicho dios. Dentro de todo el gremio, es uno de los integrantes más comprometidos y muestra una lealtad que sin duda aprecio. Tengo la esperanza de que junto a el y su suerte el gremio vaya por el camino de la grandeza… “

O…

“… como aquel tymador, Gildarst, rodeado de misterio e incertidumbre, parece ser uno de esos maleantes honestos que raras veces se tiene la oportunidad de ver. Tienes certeza de que te ensartará un puñal en la espalda porque te lo ha dicho ya, aún asi creo que detrás de su oscura personalidad, hay grandes virtudes que usualmente no se suelen valorar por temor…”

[[El ánimo del almirante había cambiado de repente, su seriedad desapareció de golpe y en medio de la multitud gritaba “PELEA! PELEA! PELEA!”

-          ¡¡Apuesto 50.000K a Raugaj!! – gritó el Almirante en tono festivo, que ya se había medido con el anteriormente y para su sorpresa, fue vencido.

Raugaj se fijó en la presencia de Yuni y le llamó.

-          ¡Almirante! ¡Que bueno que está aquí! Gildarst y yo vamos a arreglar nuestros asuntos de una vez por todas – dijo Raugaj furioso.
-          A ver gatito, este será el momento en el que te despidas del gremio, ¡ven de una vez!

Acto seguido el tymador sacó su pistola y lanzó un tiro a los pies de Raugaj, riendo a carcajadas al ver como el Zurcarak saltó a modo de reflejo. Raugaj respondió con un gruñido y dijo:

-          Almirante, hemos apostado que el que pierda esta pelea abandonará el gremio y se quedará con el amor de Ansatsu, ¡le estábamos esperando!
-          Por pandawa, por qué llevan las cosas a estos extremos – pensó Yuni – mientras observaba al otro lado de la multitud a Ansatsu vitoreando junto a una Kou expectante.
-          ¿Algunas palabras antes del enfrentamiento? – dijo Raugaj a Walker.]]

Ansatsu-Ki, otra de los integrantes del gremio fue una tymadora, en su momento experta panadera y cocinera. Como dato curioso, dentro del gremio tuvo varios pretendientes y mas de una vez algunos miembros entraron en conflicto por el honor de tener su cariño, sin embargo, como buena pirata que era, siempre parecía tener muy claras sus preferencias.

Aquella osamodas conocida como Koucholate, llamada cariñosamente por el almirante Kou, era la integrante más antigua y aún activa del gremio después de Walker y antes del Vice-Almirante, ni siquiera Yuni había logrado indagar sobre su pasado hasta ese punto. Solía también llevar a cabo empresas por su cuenta de manera que poco se le veía junto a los demás, pues siempre estaba ocupada, pero el almirante la tenía en alta estima de todos modos.

[[Walker que no deseaba alargar más el asunto decidió simplemente acelerarlo, se hizo a la mitad del circulo y gritó:

-          ¡¡AHORA SE ENFRENTARÁN RAUGAJ Y GILDARST POR EL AMOR DE SU VIDA!! ¿Algunas palabras Ansatsu?
-          ¡Yo solo quiero saaaaangreee! – gritaba ella alegre.

Yuni se quedó observándola atónito porque no esperaba tal respuesta.

-          Ehh… - dijo Yuni
-          ¡¡VENDO PAAAAN!! – gritaba Ansatsu mientras vendía pan a las personas en la multitud.

De repente Walker tuvo que apartarse de improvisto porque los ánimos para los dos rivales llegaron a un punto álgido.

El tymador lanzó varios disparos hacia el felino, que se había abalanzado hacia el en un momento de ira. Raugaj lanzó dados llameantes al tymador y este esquivó algunos. El momento de sacar el set de bombas había llegado y Gildarst no se hizo esperar, antes, sin embargo, Gildarst ágilmente se hizo a espaldas del Zurcarak y asestó fuertes golpes con su daga. Luego se alejó y dejó la zona que los separaba repleta de bombas incendiarias, con una sonrisa, Gildarst se mofaba de Raugaj con intención de hacerlo caer en su trampa, y funcionó. Raugaj, de un salto, se abalanzó grácilmente sobre su adversario y le asestó dos zarpasos que hicieron mucho daño. Le observó a los ojos con el aire de un cazado, pero el tymador sin embargo no parecía realmente impresionado.

Gildarst lanzó una bomba a lo lejos y para sopresa de Raugaj, la bomba y el tymador cambiaron de posición, dejándolo en la mitad del campo minado, el tymador sacó su detonador y las bombas explotaron simultáneamente, ocasionando al Zurcarak mucho daño.

-          WOW WOW WOOOOW – gritó Yuni sorprendido.
-          WOOOOOOOHH – gritaba Ansatsu – ¡¡¡DEMUESTRALE A ESE GATO TONTO GILD!!!

Yuni escuchó atento y parecía un poco extrañado, no sabía exactamente si Ansatsu le animaba por amor o por el orgullo de su raza. Sea como fuere, no era asunto suyo, así que volvió la mirada al enfrentamiento. Después de todo, no comprendía del todo el amor de tymadores.

Raugaj con un rugido se abalanzó nuevamente contra el tymador y le asestó algunos golpes, pero este último respondió con varias puñaladas en su espalda.

Raugaj parecía derrotado, había caído al suelo y a sus espaldas, Gildarst levantaba las manos mientras la multitud aclamaba. Raugaj tomó aliento, respiró hondo y cerró los ojos para concentrarse mientras se levantaba lentamente.

Gildarst observó a su rival levantarse.

-          ¿Por qué tan callado pulgoso? ¿Te mordiste la lengua?

Raugaj siguió tomando aliento por unos segundos y finalmente se puso en posición de caza. El tymador que estaba al otro lado del terreno lanzó varios disparos contra Raugaj, este recibió algunos daños. Erigió entonces una torre para gatos, rápidamente afiló sus garras e invocó a un miaumiau para que le ayudara en el combate. Gildarst con igual velocidad plagó el campo de minas nuevamente e invocó su tymobot.

-          Voy a hacerte abandonar tu tan querido gremio pulgoso – decía Gildarst entre risas

Raugaj lanzó su tarot y parece que la suerte le favorecía porque con una sonrisa confiada se abalanzó hacia Gildarst, luego de que su pequeño felino le hiciera daño, lanzó varios dados flameantes hacia él y le plagó de pequeñas pulgas que disminuían su capacidad de lucha (parecían bastante molestas).

-          Te voy a enseñar lo que he aprendido en el gremio, ¡rata despreciable! – gritó Raugaj – un sucio tymador como tú nunca lo comprendería.
-          A lamer suelas te han enseñado en este gremio – respondió Gildarst.

El tymador, moviéndose de un lado a otro intentando mitigar la molestia de las pulgas detonó sus bombas, Raugaj de nuevo recibió muchos daños, pero permaneció en pie. Calculó sus posibilidades y se abalanzó nuevamente hacia Gildarst, con mucho esfuerzo, Gildarst asestó varias puñaladas contra Raugaj, sin duda había recibido bastante daño, parecía que la pelea estaba decidida…

Raugaj asestó varios zarpasos con una fuerza impresionante, cada golpe parecía tener la fuerza de un crujidor ancestral, y con cada laceración el tymador sufría el resultado de su confianza. Ahora el caía al suelo debilitado.

El tymador boca abajo se levantó con esfuerzo, vió hacia arriba y frente a el estaba Raugaj en silencio, observándolo con gran tenacidad. ¡No podía permitir que lo viera de esa forma tan insolente! El tymador se levantó y sacó sus dagas, Raugaj sus afiladas garras.

Golpes, zarpasos, navajazos, detonaciones… la multitud había quedado en silencio ante tal espectáculo, parecía mas una pelea a muerte que un enfrentamiento amistoso… la suerte parecía haber abandonado a Raugaj por un segundo, porque el golpe final parecía tenerlo Gildarst.

De repente el tiempo se detuvo. Ambos contrincantes estaban totalmente debilitados, el margen de error que se requería para perder era tan delgado como una hoja de papel… una pequeña explosión ocurrió en medio de los dos y fueron separados el uno del otro.

Y e tiempo volvió a correr su curso, Yuni observó el hecho confundido, eso sin duda no era una bomba del tymador, a lo lejos, Miletos, un xelor miembro del gremio y gran amigo de Raugaj observaba la situación… al cruzar miradas con el almirante solo tomó un rumbo distinto y se alejó del lugar.

Gildarst y Raugaj parecían bastante cansados, respiraban con mucha dificultad, pero el tymador parecía mas herido que el otro, no físicamente hablando.

-          Perdí… - dijo el tymador – me retiro.
-          No, fue obvio que yo perdí, no se que pasó pero… era obvio que había perdido – contestó Raugaj – ¿Qué opina almirante?
-          La pelea fue inconclusa – dijo Yuni mientras aún observaba en la dirección que había tomado Miletos – No hubo ganador, ni perdedor.
-          Perdí… ¡porque no gané! – dijo Gildarst iracundo – ¡ese es el punto, pandawa borracho!
-          No creo que haya ninguna razón para dejar el gremio por una apuesta, no seré yo quien los heche por algo así… ustedes tomen sus propias decisiones.

El tymador, molesto, soltó un gruñido, lanzó una bomba de humo y se esfumó.

Walker se acercó a Raugaj.

-          ¡Buen espectáculo Capitán! – dijo Walker sonriente – sin duda alegraron el ambiente a más de un por aquí.
-          Gracias Almirante – respondió Raugaj – parece que perdí…
-          Si… bueno… quedó inconclusa la batalla, habla con Gildarst, decidan que harán y me avisan. Mientras tanto, necesito que vayas a Astrub, te veré allá en el menor tiempo posible.
-          ¡Si señor! – respondió Raugaj - ¡Permiso para retirarme!
-          ¡Concedido! ¡Gracias por sus servicios Capitán!

Raugaj se retiró poco después de que el y Yuni observaran como la pelea había aumentado el espíritu de Ansatsu y Kou, que se enfrentaban en una batalla de 1 a 1… sin embargo la batalla no duró mucho, el resultado fue una contundente victoria de Kou y su Kangrejo exótico.

-          Estaba muy nerviosa – dijo Kou como si se lo estuviese preguntando a si misma.

Yuni sonreía al ver tanto buen ánimo, apreciaba mucho la compañía de sus amigos y camaradas. Pero el momento era crítico, así que retomó su rumbo a Astrub. Esperaba ver allí a varios integrantes… pero después de lo sucedido ya no contaba mucho con ello.

Durante el camino pensó un poco en el gremio y sus integrantes, ciertamente faltaba mucho para que se consolidara aquello que el consideraba esencial en una tripulación naval, aquellos lazos de hermandad que solo se forjan en un entorno hostil como el mar abierto… quizás con el tiempo y nuevas adversidades se lograría. El gremio había crecido quizás muy rápido y esa misma razón era la causa de tan poca cooperación… aún parecían simples maleantes riktus… pero podría lograrse más.

Yuni decidió tomarse el resto del día para descansar, Raugaj y Gildarst también lo necesitarían después de la pelea.]]
1
Resultado : 8000
{3333
1
Resultado : 811
SUCESO 3
--------------

[[Al día siguiente, nuevamente en Astrub y después de algunas horas de viaje, Walker entró en la taberna, justo al entrar, Gildarst salía de allí, parecía que debía irse. Cruzaron miradas sin mediar palabras y siguieron su camino, al entrar, Yuni vió a Raugaj sentado en una mesa mientras bebía, junto a el estaba una joven y bella Sram que le parecía bastante conocida…

El tiempo se detuvo para Yuni, y no era obra de Xelor ni de ninguno de sus discípulos, irónicamente, su corazón se aceleraba cada vez más y en su garganta se hacía un nudo. Después de tanto tiempo, tantas noches pensándola, y tantos días fantaseando con el simple sonido de su voz, allí estaba, la sram que se había robado su corazón.

-          ¿S… sraket? – musitó Yuni acercándose lentamente sin poder creerlo.
-          ¿Yuni? – respondió ella con igual sorpresa.

Ella se levantó de su asiento y ambos se acercaron el uno al otro, Walker no podía creer lo que veía, pasó sus manos por el rostro de su amada, disfrutando el tacto de su piel. Inseguro de si lo que estaba sucediendo era real o solo un sueño acercó sus labios a Sraket, y se besaron por primera vez en mucho tiempo.

Raugaj observó la escena de reojo y observó la mirada a su bebida.

-          Ehm… que incómodo – pensó mientras bebía un trago – parece que sobro

Pasaron unos cuantos segundos hasta que los dos amantes lograron recobrar conciencia del lugar donde se encontraban.

-          Ha pasado tanto tiempo… - dijo Walker
-          S… si… - respondió Sraket sonrojada
-          Pensé que no te volvería a ver nunca. – dijo Yuni casi musitando mientras veía a Sraket a los ojos.

Yuni de repente recordó el asunto en el que estaba, ver a Sraket había hecho que la tierra se detuviera para el, pero debía concentrarse. Tiempos difíciles vendrían y él era testigo de aquella afirmación.

Se separó de Sraket mientras ella le miraba partir confundida, dirigió su mirada a Raugaj.

-          Capitán, el motivo por el que te he pedido que vinieras es que estamos siendo amenazados – dijo Yuni.
-          ¿A qué se refiere almirante?

Walker caminó despacio acercándose a la mesa, y puso sus puños cerrados sobre ella.

-          Un buen amigo mío ha sido atacado, probablemente no le conozcas, su nombre es Lorenzo de Medici. Me ha dicho que forjaidos riktus han hallanado su tienda y no hace mucho me enteré de que su esposa había sido asesinada.

Walker le dirigió una mirada seria a Sraket, era un grito de auxilio silencioso, sabía lo fuerte que era ella y deseaba que estuviese tan informada como el Capitán. Sacó el Almirante de su bolsillo la nota que había sido entregada a Lorenzo de Medici como amenaza y la alargó a Raugaj, el cual la observó detenidamente junto a Sraket que se había acercado para observarla también.

-          ¿Y quién crees que sea el culpable? – dijo Sraket
-          … no lo sé… - respondió Yuni

El silencio invadió la taberna, mientras Raugaj y Sraket observaban a un Yuni pensativo.

-          Tengo la sospecha de que se trata de un sadida, la mujer de Lorenzo, no solo fue asesinada… algo ocurrió cuando este la lloraba… ella tomó un tono verdoso y le atacó de repente, zarzas espinosas salieron de sus brazos. Puedo asegurarles que NO es algo muy normal de ver incluso en estos días.
-          Pero… ¿no contamos al menos con alguna pista? – dijo Raugaj
-          Como te dije, el clan riktus sin duda tiene algo que ver, fui a Bermudas a escuchar un poco qué clase de situaciones se estaban dando, logré escuchar una que se ajustaba a lo que buscamos… al parecer el culpable mantenía a la mujer en uno de los antros de esta ciudad. Lo único que se me ocurre es…
-          ¡¿Pues que esperamos?! – exclamó Raugaj - ¿A cuál vamos, Walker?

Yuni se paró y caminó a la salida. A lo que Raugaj y Sraket le siguieron.

-          Me pregunto si la casa de la vieja de los gatos será un buen lugar para empezar.
-          Walker, no creo que sea el lugar apropiado – dijo Raugaj mientras movía sus orejas – confía en mi Almirante.

Los sentidos de Raugaj se agudizaban, el antro de la Miaubuelita estaba cerca de donde se encontraban. Yuni comprendió por la expresión de Raugaj que hablaba con total seguridad.

-          Hmmm… vale, entonces supongo que vamos a Tainela.
-          Muy bien. – contestó Raugaj.

Se dirigieron hacia el lugar a pie, pero solo a unos cuantos pasos de avanzar, Sraket se dirigió a Yuni.

-          Yuni, ¿podriamos hablar en privado? – dijo Sraket tomando a Yuni del hombro.
-          Claro… - respondió Yuni sonrojado.

Los dos fueron al sótano de la taberna… pero al bajar notaron algunas miradas curiosas tras la puerta. Sraket se molestó…

-          ¡Oigan!... dije “EN PRIVADO”. – observando a Raugaj y al joven Karioz que había recién llegado.
-          ¿Qué estamos haciendo? – preguntó Karioz
-          Creo que es mejor que hablemos en mi merkasaco – dijo Walker

Yuni tomó a Sraket de su brazo y fueron juntos fuera de la taberna, Yuni dejó caer su merkasaco y entraron allí, una vez dentro se aseguró de que estuviesen en privado asi que cerró la entrada.

-          Bien, amor, ¿Qué querías decirme? – preguntó Yuni

Sraket abrazó a Yuni con todas sus fuerzas.

-          No quiero que nos separemos nunca más – dijo ella
-          … - Yuni quedó sin palabras.

Un silencio acogedor invadió la pequeña dimensión, Yuni abrazó en respuesta a Sraket y sintió el calor de su piel, tanta falta le hacía su ausencia que comenzó a abrazarla cada vez con más fuerza.

-          Yo tampoco quiero separarme de ti.

Unos cuantos minutos de afecto mutuo fuero suficientes para restablecer los vínculos que el tiempo y la distancia aparentemente había roto.

-          Te amo – dijo Sraket
-          Y yo a ti – respondió Yuni.

Poco después salieron del merkasaco. Y se dirigieron enseguida al antro del jalató real, en Tainela. Raugaj y Karioz les esperaban en el lugar, y junto a ellos, Ansatsu.

Antes de entrar, Yuni se acercó a sus 4 compañeros.

-          Este lugar no se siente igual que de costumbre, hay algo diferente ahora.

Pero la duda no impidió a los aventureros a entrar al lugar, Sraket en cabeza del grupo entró a la guarida del jalató real, aquel cuyo linaje dominaba las praderas de las 4 naciones antaño, y ahora era retenido en Tainela, quizás como una forma de control, pues la cantidad de vidas de aventureros novatos que habían reclamado sus antepasados era exuberante.

Al entrar el ambiente se hizo pesado, todos sintieron como una atmosfera desagradable les envolvía, sus fuerzas disminuían y frente a ellos, las criaturas poseían un aura extraña y peligrosa.

-          ¡Almirante! – dijo Raugaj señalando a las criaturas – en sus ojos…

Yuni desde lejos pudo notar ese color purpureo en los iris de las criaturas.

-          Stasis… - musitó Yuni y luego se dirigió a los demás– les advierto de entrada, camaradas, que esto no será fácil… no se confíen.
-          ¿QUE SE SUPONE QUE HAY QUE HACER? – gritó Karioz rompiendo el silencioso ambiente.
-          ¡¡Habla en voz baja!! – exclamó, en voz baja.
-          ¿COMO? – volvió a exclamar Karioz.
-          ¡¡Que hables en voz baja!! – repitió Sraket que estaba perdiendo la paciencia.
-          AAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHH YAAAAAAAA – respondió el Yopuka.

Sraket miró a Yuni intentando preguntar que que harian con el, después de todo si seguía gritando así terminaría alarmando a los jalatós… aunque… igual iban a morir. Pero siempre es mejor tener el factor sorpresa.

-          AHHHHHHHHH YO SOLO  QUIERO EXPLOTAR – dijo Ansatsu mientras ansiosa preparaba sus bombas.

Raugaj inició la pelea con un pequeño grupo de jalatos, el antro era una pequeña casa abandonada con diferentes salas, similar a las casas que los antepasados del Jalató Real tomaban bajo su poder.

Raugaj lanzó sus dados sobre los jalatines, lo normal habría sido que murieran al instante, considerando su poder, pero no fue así. Sraket de igual forma sacó sus dagas y apuñaló a un jalató adulto, pero no sucedió lo que esperaba.

-          ¡Estos jalatós! – dijo Sraket – son bastante resistentes

La primera sala sería bastante sencilla para los corsarios y la joven sram, pero pocas hordas mas adelante los jalatós de guerra les esperaban. Los jalatós mas aguerridos de la manada eran criaturas que incluso ante un descuido de un poderoso guerrero, resultaban temibles. Pues la fuerza con la que cargaban contra su objetivo era tal que lograba noquear a cualquier criatura al instante y sin fallos.

Pero así como las criaturas stasiadas anhelaban los cuerpos de los intrusos, los 4 aventureros atacaron con igual furia.

El primero en caer inconsciente fue Raugaj, que rodeado por un jalató de guerra y dos jalatines era asediado con potentes mordiscos.

-          RAUGAJ!!! – exclamó Sraket que al igual que los demás, comenzó a ser consciente del peligro en el que se encontraban.
-          CAPITÁN DESPIERTE!! – gritó Yuni, que veía a unos metros a Raugaj mientras frente a el una jalalinea y un jalató de guerra se acercaban.

A la distancia Ansatsu, lanzaba disparos a todas partes desde una zona segura.

Karioz por su parte estaba en la línea del frente, muy cerca de Raugaj, intentando acabar con la horda de jalatós uno por uno.

Pocos minutos después, después de algunos jalatós muertos y muchas mordidas recibidas, apareció el dueño y señor del antro. Raugaj logró recuperar la conciencia y su despertar terminar la carnicería que había comenzado.

El Jalató Real, imponente e imperial observaba junto a sus jalatós de guerra más cercanos, a aquellos intrusos que osaban entrar en su dominio.

-          ¡¡PERO QUE ES ESA COSA!! – exclamó Sraket.
-          La stasis, alteró su forma – respondió Raugaj

Justo en ese momento una extraña fuerza rodeó a Karioz, este se levantó del suelo levitando y desapareció. Todos vieron como el Yopuka desapareció sin más, pero el momento de alarma duró poco pues el jefe y sus jalatós de guerra no tardaron en atacar.

Yuni que estaba lejos de Sraket la miraba de reojo una y otra vez para no perderla de vista, no es que no se supiera cuidar sola, pero simplemente no podía evitar hacerlo.

Sraket se volvió invisible en un momento de la batalla y se acercó demasiado a los jalatós, varias cuchilladas asestadas al jalató de guerra y este respondió con una carga que la dejó inconsciente.

-          SRAK…!! – dijo Yuni con un grito ahogado por el mordisco de otro jalató.

Un zarpaso de Raugaj remató a la criatura que enfrentaba Yuni, y sin pensarlo, fue corriendo hacia Sraket, que estaba rodeada de jalatós así como lo estuvo Raugaj en su momento, al llegar a ella la tomó y lanzó lejos del peligro. No estaba del todo inconsciente, o bien estaba a punto de recuperar la consciencia.

-          ¡Oye! Yo puedo cuidarme sola – musitó Sraket viendo ahora a Yuni sufrir los que ella recibiría.

Esta se levantó furiosa y remató con su guadaña al jalató de guerra cortándolo por la mitad. Luego de esto invocó un clon y este se dirigió hacia el jalató de guerra.

Raugaj y Ansatsu en la retaguardia habían logrado limpiar la zona y ahora solo quedaba un jalató de guerra y una jalalinea junto al jefe.

Todos se acercaron al peligroso jalató, aprovechando que este dirigía toda su furia contra el clon, el momento de la verdad se acercaba. Sraket y Yuni fueron los primeros en llegar, Yuni se hizo justo detrás del clon de su amada, pensando que quizás así podría mitigar los daños y ganar tiempo.

Grave error… justo después de tomar su tonel y mirar a Sraket con una confiada sonrisa al ver que solo quedaban tan pocos enemigos. El rey jalató levantó sus patas delanteras y emitió un gruñido estridente. Al dejar caer el pisotón al suelo el impacto fue tan fuerte que no solo dañó al clon hasta evaporarlo, también afectó al almirante, no hubo tiempo para despedidas… Yuni Walker había caído.

-          YUUUUUUUUUNIIIIIIIII – exclamó Sraket horrorizada mientras veía al pandawa en el suelo inerte.

-          ALMIRANTE NOOOOOOO!!! – gritó Raugaj al mismo tiempo.

Por supuesto, la muerte de uno no era suficiente para la criatura, ahora quien seguía en su mira era Sraket, esta sin pensarlo demasiado, se volvió invisible y se alejó de aquel monstruo.

No había tiempo para lamentos, pues la muerte asechaba, el jalató rebusnaba colérico y se acercaba poco a poco a Raugaj, que era a quien más cerca veía. Pero este ágilmente, viendo el peligro de estar muy cerca de el, se alejaba a conveniencia y lanzaba dados envueltos en llamas una y otra vez.

Ansatsu se acercó hacia el con su expresión de desenfrenada locura y comenzó a disparar ráfagas de balas. El jalató respondió con una carga que la noqueo… era su fin.

Sraket a su vez, invocó otro clon con el que atacaría el jalató de forma indirecta y a su vez, desde lejos le lanzaría cuchillas cubiertas de veneno.

Poco a poco, golpe a golpe, el jalató se debilitaba, había costado 3 vidas lograr estar en una posición ventajosa, el jalató intentaba defenderse, pero cada golpe le debilitaba mas y mas, y muy a pesar de que la salud de los dos guerreros restantes estaba muy baja, la victoria era evidente. El golpe final, un craps de Raugaj fue el remate definitivo, el jalató lanzó su último aliento y la sala se llenó de luto.

El cuerpo de Yuni yacía a lo lejos y el de Ansatsu al otro lado de la sala.

Sraket rompió en llanto y de rodillas al estar cerca del cuerpo de Yuni.

-          BUUUUAAAAAAAAAAAAAAA – exclamó  la jovencita – YUNIIIIIIIII
-          Lo… siento almirante… - dijo Raugaj – y nisiquiera logramos dar con el culpable…

Raugaj se acercó a la tymadora.

-          Rarita – dijo – lo siento también.

Después de un tiempo de tristeza, algo extraño sucedió, los cuerpos de los caidos, comenzaron a brillar en un amarillo resplandeciente y desaparecieron del lugar.

Atónitos e impotentes, Raugaj y Sraket no tuvieron de otra mas que salir del lugar y volver al lugar donde había iniciado todo… la taberna.

Al otro lado del mundo, en Pup Island, Yuni despertaba…

-          Por pandawa… ¡se me hace tarde! – se levantó en busca de su traje, pero notó que ya estaba vestido.
-          Eh? – dijo confundido

Salió entonces de la posada y bajo la  mirada iracunda de la encargada del lugar, típica de ella cuando ve a algún pirata ebrio quedarse en uno de sus cuartos sin pagar. Yuni no comprendió la reacción y salió del lugar directo hacia el zaap, a lomo de su dragopavo.

No tardó mucho en llegar, el prefería viajar en barco, pero la situación y el tiempo ameritaban el uso del zaap, que evitaba a toda costa para no dejar rastro de sus viajes (el creía que los zapas estaban monitoreados).

En Astrub al entrar a la taberna, donde sabría que encontraría a Raugaj… vió al amor de su vida después de mucho tiempo... estaba de espaldas gritando hacia el vacío.

-          ¡¡COMO ME PUEDES HACER ESTO YUNI!! – gritaba entre sollozos bajo la mirada de los otros clientes.
-          ¿Sraket? – dijo Yuni pensando que quizás estuviese ebria.
-          ¿YUUUNIIII DONDE ESTARAS AHORA?
-          Amor… - dijo Yuni susurrando tras Sraket.
-          Calla Yuni – dijo Sraket… que después de decir eso quedó en silencio. - ¿YUNI?
-          ¡¡Almirante!! – exclamó Raugaj en una mesa lejana al verlo de vuelta.

Yuni comenzaba a comprender la situación en la que se encontraba, miró a su alrededor y no encontró a Ansatsu por ningún lado.

-          Entonces… ¿no fue un sueño? – dijo Yuni.
-          NO – dijo Raugaj

Sraket, ahora en los brazos de Yuni que aún ahora intentaba procesar los sucedido.

-          No nos separemos nunca Yuni – decía Sraket entre sollozos – Te amo tanto.

Al escuchar esto, el corazón de Yuni se derritió y abrazó a aquella sramita con ternura

-          No nos separemos nunca Sraket – respondió Yuni.

Segundos de alegría que parecieron eternos mientras de nuevo se besaban apasionadamente, de repente fueron arrebatados a los amantes cuando Sraket sintió aquella presencia en su interior.

-          Jejejejeje – decía la voz – Sraket.

Sraket se alejó de Yuni de repente asustada.

-          Pensaste que podrias librarte de mí tan fácilmente – dijo de nuevo la voz
-          Sram – pensó Sraket.
-          Aún tienes una deuda conmigo – decía el dios de forma sombria.
-          Por… ¿por que ahora? – pensó Sraket.

Sraket le dirigió una última mirada a Yuni, intentaba disculparse en silencio, pero Yuni no logró comprender como de repente la mujer que tanto amaba y con la que parecía ahora dibujar un futuro, comenzaba a correr y a alejarse de el.

Walker intentó salir de la taberna para alcanzarla, pero… ya se había ido. Un par de lágrimas bañaron su rostro mientras Raugaj se acercaba detrás de el.

-          Capitán Raugaj – dijo Yuni – gracias por cuidarla, de verdad lo aprecio.
-          Un placer, almirante – contestó el Zurcarak.
-          Me retiro por ahora – dijo Yuni.

Y así, el pandawa corsario se alejó del lugar en silencio, pensando en lo efímeros que son los momentos.]]
0
Resultado : 419
Muy buena historia, le faltaron asesinatos pero buena historia.

Anishi
1
Resultado : 811
Me alegro que te gustara ^-^
Gracias por leerla.
0
Resultado : 8000
20/10 {3
1
Resultado : 811
Gracias por leerla Kaza {3
0
Resultado : 410
Bien. Se me ha hecho larga, pero la narración es magnífica. Encancha. biggrin MOLA
1
Resultado : 811
Nice biggrin
Me alegro mucho que te haya gustado ^^
Te invito a que entres al discord del gremio, y participes de los eventos para que influyas en la historia biggrin
Gracias por leerla!
0
Resultado : 410
Eres de mi gremio? bueno, yo también voy a poner mi granito, a ver si lees mi relato corto, lo cuelgo.
0
Resultado : 811
SUCESO 4

---------------

En el despacho, Walker observaba la botella de ron a su lado, estaba casi vacía, volteó su mirada al otro lado y observó la veintena de botellas vacias tiradas en el suelo. Aún después de pasar toda la noche y la mañana ahogando sus penas en alcohol, desde la primera gota hasta la última para él no era más que agua.

-          Una más – dijo para el antes de beber lo que faltaba de la que estaba en su mesa.

Tiró la botella a la pila y se levantó a conseguir otra del inventario de la taberna.

Y así pasó el resto del día, hasta muy entrada la tarde, esperando que en algún punto su cuerpo y mente no pudieran más y terminara quedando en blanco, quería borrar a Sraket de su mente, pero su corazón aún lo hacía recordarla. Abrió un pequeño cajón del escritorio, un frasco que había tomado polvo y en su interior parecía haber un líquido purpureo, estaba allí… el pandawa lo veía con un silencio reverencial.

Siguió observando el frasco unos segundos, pero cada instante los recuerdos de Sraket le invadían más y más, no lograba pensar en algo más, solo en ella y a su vez, la imposibilidad de olvidarla o estar a su lado le llenaba de frustración.

-          ¡¡¡AGH!!! MALDITA SEA MI SUERTE – gritó.

Se levantó de golpe, lanzó el frasco contra la pared y tiró el escritorio al suelo en un arrebato de ira. Comenzó a destruir cuanto podía de la habitación, a tirarlo todo, romper las botellas que aún no había bebido, tirar los libros de la biblioteca, romper las notas de bitácora que aún no había escrito…

Toc toc toc…

Yuni paró en seco su accionar al escuchar la puerta, se quedó unos segundos viendo el desastre que había ocasionado, tomó aire y abrió la puerta, solo lo justo para que quien fuera que estuviera allí no viera el interior del lugar.

-          ¡Almirante! – dijo Raugaj – ¿Vamos a continuar la búsqueda de la mujer?

A su lado estaba Gildarst, parecía impaciente y ansioso al igual que Raugaj.

-          ¿Uh? – contestó Yuni viéndolos a los ojos - ¿Quieren continuar la búsqueda? A lo mejor es peligroso.

-          ¡Pues claro idiota! – contestó Gildarst – Para asuntos como ese me metí en este gremio inútil.

Raugaj miró a Walker con ojos de darle razón al tymador.

-          Oh… ok – contestó Yuni – espérenme un segundo, bajen a la taberna, ya llego yo.

Y cerró la puerta.

Tomó su traje de capitán, se puso su sombrero, se abotonó mientras salía y bajó con la mente nublada de tanto alcohol. Allí se encontraban Gildarst el misterioso tymador, Raugaj el honorable Zurcara y la valiente ocra, Sheliss.

Al sentarse, Yuni tenía al frente al tymador y al lado de este estaba Sheliss que parecía intrigada por el bandido.

-          Muy bien, déjenme recordarles que ha sucedido hasta ahora – dijo Yuni con mirada despreocupada – la mujer de un viejo amigo mío ha sido asesinada, como una agresión indirecta a nuestro gremio.

Sheliss se sorprendió al escuchar esto.

-          ¡Fue una advertencia! – dijo Walker moviendo tomando un vaso de la mesa y llamando a la mesera con una seña. – No sabemos quien fue exactamente.

En esos momentos recordó la escena de Lorenzo y su esposa entre brazos. Se levantó de su silla una vez bebió la cerveza recién servida. Se hizo al frente de la mesa y aclaró:

-          El caso es que estamos buscando pistas sobre el paradero del perpetrador. Ayer fuimos a la mazmorra de Tainela, y no encontramos ninguna pista… - dijo abriendo los ojos. Lo peor del caso es que morí…

El pandawa se vió las manos y luego vió rápidamente a sus camaradas.

-          Morí…

Los demás se quedaron viéndole.

-          ¡¡¡QUE SI!!! – exclamó.
-          Señor… - dijo Sheliss entre risas, pensando quizás que era otra de sus bromas.
-          Tranquilo almirante – dijo Raugaj.
-          No me sorprende que seas un debilucho – dijo mofándose Gildarst


Yuni hizo fuerzas para recuperar la compostura.

-          En todo caso… aún nos faltan algunas mazmorras por allanar. Vamos a encontrar el paradero de ese malnacido… !!!
-          Apuesto a que Gild es el mas fuerte del grupo, estaré viéndolo de cerca – pensó la Ocra impresionada por la calma del tymador.

Yuni sacó la carta que había dejado el enemigo y la pusto en la mesa de un golpe.

-          … ¡¡y meterle su carta directo en el…!!
-          ¿A donde iremos señor? – preguntó Sheliss.
-          Ejem… vamos… al antro de los tofus – dijo Walker recobrando la calma – puede que esté allí.
-          Será pan comido – dijo el tymador
-          Pues bien, ya estoy listo Almirante – contestó Raugaj.
-          ¡¡¡Terminemos esto de una buena vez!!! – dijo Gildarst impaciente

Varios minutos después estaban en el antro del Tofu Real. Un escalofrío envolvió el cuerpo de los aventureros al entrar al lugar y sentir el aura estasiada. Y un temblor recorrió el cuerpo del pandawa cuando vió a los tofus con sus ojos color purpureo brillar en en la lejana oscuridad del tofullero.

-          Esto se ve diferente a cuando estuve aquí antes – dijo Sheliss en voz baja.

Gildarst tomó la iniciativa al ver las criaturas.

-          ¡¡Les pondré una puta bala en los ojos, malditos polluelos!!
-          Wow, se ve genial – pensó Sheliss observándole.

Una tofona se avalanzó colérica hacia Raugaj y este respondió con sus dados de fuego. La tofona recibió bastante daño pero aún seguía en pie.

-          Son muy resistentes – dijo Raugaj.
-          Esto esta fuera de lo normal – dijo el tymador al ver lo sucedido.
-          Estan stasiados – explicó el zurcarak

Sheliss lanzó algunos flechazos a los pequeños tofus a su lejanía.

-          Maldición he fallado la primera flecha, quiero morir – pensó decepcionada al ver al tofu esquivar su tiro.

Walker se acercó y lanzó leche de bambú encendida en fuego que terminó rematando a la tofona y aniquilando a un pequeño tofu que se había hecho a su lado.

Entre tanto un pequeño tofu se acercó volando hacia sheliss y la picoteó.

-          Au! – exclamó ella.
-          ¡¡Sheliss!! ¿Te encuentras bien? – preguntó Gildarst.
-          Dejala, ella es fuerte – interrumpió Yuni – sino no estaría entre nosotros.
-          T… todo en orden – dijo Sheliss haciendo buena cara.

Gildarst apuntó a lo lejos al tofu que había atacado a sheliss y este se extinguió luego de un balazo estridente. Mientras Yuni y Raugaj se encargaron del resto.

La primera sala había sido limpiada de criaturas, en el suelo se encontraban estas supurando un líquido purpureo… Yuni las observó con desagrado y siguió caminando, aún con el dolor de la resaca.

-          Malditas criaturas corruptas – dijo Yuni sin considerar la ironía de lo que decía.

Observó a Gildarst avanzar junto a el y a Sheliss detrás.

-          Estos dos, parecen mas hábiles de lo que pensé… - pensó el pandawa
-          Señor Gildarst, lo cubriré – dijo Sheliss al notar que los atacarían el siguiente grupo de tofus stasiados.
-          Gracias Sheliss – contestó Gildarst.
-          … y mas les vale… - dijo Yuni sombríamente, para si mismo.

Al ver como las criaturas se acercaban Walker tomó su tonél y bebió de su contenido. Varios tofus les atacaron sin tregua, pero no fue nada grave. Sheliss notó al almirante y no pudo evitar preguntar.

-          ¿Esta bebiendo en medio del combate señor Walker? – dijo tímidamente.
-          ¡¡Es un arte milenario!! – exclamó Walker, aunque sabía que no era tan… milenario. – No dudes de tu almirante.

Las tofonas comenzaron a lanzar huevos y estos al romperse a dejar tofus por todos lados. Walker, asqueado, gritó molesto.

-          Agh! Como odio estas criaturas asquerosas.

Gildarst se acercó a Sheliss y le explicó.

-          No te sorprendas, esa es su milenaria técnica, el “drunken fist”, es lo que lo hace un guerrero poderoso.
-          Vaya… suena impresionante – dijo Sheliss viendo al pandawa ahora bajo los efectos de la leche de bambú. – Tiene facultades tan raras como poderosas.

Los tofus no duraron mucho, en esa ocasión, sobre todo cuando Sheliss de repente sacó sus flechas y lanzó varias hacia hacia un grupo lejano.

-          ¡¡¡MUERAN MALDITOS TOFUS!!!

Los demás la miraron soprendidos, pues no se había mostrado así antes.

-          Eh… Etto… - dijo Sheliss – Quizas eso no fue muy apropiado para una dama… ¿o quizás pienso demasiado?

En aquel descuido uno de los tofus alcanzó a Gildarst y picoteó una de sus bombas, la cual explotó dejando al pequeño tofu hecho vísceras por doquier. El tymador soltó un alarido por el dolor desgarrador. Una herida abierta era visible en su pierna derecha y la sangre salía a borbotones.

-          No se preocupen, cauterizaré la herida no es nada… - decía Gildarst mientras respiraba pesadamente y sacaba una daga.

Tomó una pequeña bomba y la tiró sobre un montón de paja, el fuego salía a borbotones, puso al rojo vivo la daga, se puso un pañuelo en la boca y acto siguiente se puso la daga en la herida.

-          AAAAAAAAAAARGHHHH – exclamó el timador con un sonido sordo.
-          Esto… ha sido culpa mía – pensó Sheliss observándolo.
-          Bueno… - dijo jadeando Gildarst – listo.

El pandawa observó indiferente la escena y tomó camino hacia la sala del jefe del lugar. El tofu Real.

Entraron allí e igual que con el viejo Jalató, la criatura corrupta desprendía un aura stasis inconfundible. Este les observó y de inmediato sus esbirros atacaron sin espera. No hubo tiempo para pensar. Se acercaban rápidamente.

-          Ni se les ocurra manipular wakfu aquí, si es el tofu Real del mismo linaje que conocemos, ¡será imparable! – alcanzó a advertir Yuni…

Pero era muy tarde… Gildarst lanzó una Megabomba cuando el tofu se acercaba. Su sonrisa develaba un deseo insaciable de ver al plumífero real volar en pedazos.

A pesar de estar stasiada, la bestia se fortaleció con el poco wakfu que el tymador había sintetizado. Y en su ira se vió aumentada, se acercó a Sheliss y al tymador que a disparos debilitaban a los lacayos, lanzó un estridente chirrido que hizo sangrar los oídos de estos. Dejando a Sheliss casi fuera de combate.

-          ¡¡¡SHELISS!!! – gritó Yuni al ver a la ocra caer al suelo.

Sintió un alivio al ver que de nuevo se levantaba, cuando volteó su mirada, se dio cuenta que el Tofu Real estaba a pocos pasos de el, con su mirada amenazante, ahora dispuesto a acabar con su vida, el pandawa no estaba exactamente en su mejor estado, al igual que Gildarst, los tofus stasiados hicieron su trabajo al debilitarlos casi por completo.

Yuni tomó al Tofu en un pequeño descuido de este y lo lanzó tan lejos como pudo, intentando evitar que sus dos compañeros tiradores sufrieran mas daños… por el momento. Pero ya no tenía mas fuerzas para desplazarse. Su destino estaba sellado. Miró atrás y observó a sus tres compañeros, dio la vuelta y de repente, la criatura que pensó haber mandado lejos, estaba justo frente a el.

Solo una imagen pasó por su mente… la de aquella chica que ahora, definitivamente no podría volver a ver.

Decenas de picotazos abrieron heridas en su cuerpo debilitado como si fueran balas de un tymador perforando una ñiamzama, la sangre en el cuerpo inerte del capitán era la prueba que los demás necesitaban para comprender que la situación estaba totalmente en su contra.

El tymador observó la escena y vio pasar su vida en un segundo. Sheliss observó atónita como el Tofu arrancaba la carne del almirante y luego dirigía la mirada hacia ellos. Esa criatura no era de este mundo… si alguna vez lo fue, ya no quedaba rastro de su antigua naturaleza.

La criatura se acercó a ellos y lanzó otro chirrido, Gildarst fue el siguiente, cayó con un alarido de dolor pues sentía su cabeza explotar y sus oídos estallarse.

Sheliss aún estaba en shock, poco a poco una voz lejana se hacía cada vez mas fuerte.

-          ¡Sheliss! – escuchaba a lo lejos.
-          ¡¡Sheliss!! – escuchaba otra vez
-          ¡¡¡SHELISS!!!! – dijo Raugaj intentando despertar a la ocra de su trance.

Sheliss observó al Zurcarak a unos pasos de ella mientras el tofu real se entretenía picoteando al tymador.

-          ¡¡Mantenlo lejos!! – le ordenó.

La chica vió de nuevo a la criatura y mientras alistaba una de sus flechas comprendió que si no actuaba ahora, no habría posibilidad de sobrevivir. Tenia las manos temblorosas, pero no podía continuar así.

¿Qué haría Diana en una situación así? – pensó ella mientras recordaba a su heroína.

Rememoró las historias de aquella arquera brakmariana que su madre tanto le contaba… nunca podría alcanzarla si seguía dudando de esa forma. Tenía que sacar fuerzas de donde no las había para reclamar su victoria.

Tomó aire y apuntó con su flecha a la bestia, esta al parecer percibió su intención y puso su atención en ella. Sheliss se alarmó y lanzó la flecha ardiente en el acto. El tiro ralentizó a su enemigo, y le dio tiempo para reaccionar y correr en el sentido contrario.

Observó a Raugaj mientras corría y lanzaba sus flechas al tofu, este no parecía tener intención de moverse de aquel lugar. El tofu se acercaba rápidamente, la ocra se detuvo y lanzó una flecha de retroceso.

Raugaj que comprendí la razón por la cual el almirante se puso al frente momentos antes, la observó y dio un paso adelante. Ahora todo dependía de Sheliss y su arco.

-          ¡Muevete, cadete! – dijo Raugaj mientras el tofu se acercaba.

Sheliss no comprendió la situación…

-          ¡¡¡¡SIGUE CORRIENDO!!!! – gritó Raugaj.

Sheliss continuó alejándose, lanzaba sus flechas tan rápido como podía a la par que huía. Raugaj dio un último golpe al tofu, pero su intención no era acabarlo mas que entretenerlo, al igual que Walker había depositado sus esperanzas en Sheliss para acabar con el.

Esta al ver la escena parecía recordar aquel tiempo pasado en el que después de escuchar las historias de su madre sobre su heroína, decidida le decía que algún dia sería como ella. No lo notó al principio pero su arco se tensaba y sus manos dejaban de temblar poco a poco. Su mirada había cambiado de repente. Ya no se enfrentaba a un enemigo… solo a un miserable objetivo.

Con su mirada afilada Sheliss comenzó a lanzar flechas al monstruo, sabía lo que tenía que hacer, ralentizaba su desplazamiento y si se acercaba le alejaba, y así hizo. Con una fría precisión medía sus acciones para limitar a su enemigo. Aún así, a pesar que las flechas que perforaban la carne del emplumado aumentaban en cantidad, la distancia entre ellos se reducía cada vez mas… pronto sería arrinconada.

La joven ocra continuó lanzando flechas hasta que se dio cuenta que la esperanza ya se había acabado para ella, el ave estaba muy cerca.

-              Lo siento, Diana. – pensó – Almirante, Gild, Raugaj…

Una última flecha tensada salió disparada por su arco mientras el tofu no muy lejos lanzó su potente grito.

Y el panorama de la Ocra quedó en oscuridad absoluta.
0
Resultado : 6131
0
Resultado : 11288
¡Muy buena historia! ¿Otra vez Yuni Walker en peligro? 
Si muere para aparecer en Pup Island, tampoco puede ser un fatídico destino.
Lo único doloroso en su futuro es Sraket... ¿qué demonios le habrá pasado?

¡Material interesante para conectar con mi historia!
0
Resultado : 7460
con las historias que se vienen esto parecera un universo expandido xD
muy buena historia y  espero con ansias el siguiente episodio
 
0
Resultado : 53
Muy buena historia ....participar en ella y luego leer tu nombre y las cosas que hiciste in-game escritas ahi.....si que te dan ganas de seguir en el juego ......un gran plus.....mas q jugar solo con una ventana abierta viendo anime al mismo tiempo(se q algunos lo hacen{lo hacia xD})....te sumerges en el juego XD......
0
Resultado : 410
Waaaáaay.... k chuli!!! (:
0
Resultado : 4
esta exelente
0
Resultado : 4
porcia soy el jhermeigringer
0
Resultado : 242
NOTA: Después de mucho tiempo dejando esta historia de lado, he ido escribiendo un poco más... aunque sin publicar lo escrito por aquí xd. Bueno, después de la desintegración de la Orden de Jiva, la repentina desaparición de algunos jugadores y miembros, mi retiro del juego por un tiempo, el baneo inesperado de mi cuenta principal para hablar en los foros de Ankama, etc... era inevitable. Pero me gustaría darle a la historia una trama interesante y un final apropiado. Espero disfruten su continuación.

------------------------------

Actualización de Dante Glotz

13 de Aperirel de 1280

Hace tiempo no actualizo esta bitácora… no hay nada que escribir.
No tiene sentido.

21 de Maisial de 1280

He leído todos los malditos libros que me ha facilitado la Universidad Inmaterial de Bonta, ¡no comprendo! Se que los mencionan en distintos textos… ¡no directamente!. ¡Pero son referencias a ellos!. No es posible que el capitán Walker haya muerto en aquella ocasión junto a los demás si luego lo nombran en fechas posteriores.

Esos malditos viejos arrogantes… creen que lo saben todo, que sus estudios los hace sabios y omniscientes. Idiotas, no comprenden que siempre hay algo más… debe haber algo más.

31 de Maisial de 1280

La verdad… no se si pueda seguir con esta investigación. Siento que estoy en un punto muerto. Creo que dejaré esto hasta acá, mi vida se está desmoronando. Hoy he visto las lagrimas de mi hija cuando su madre decidió irse junto a ella. No debí dejar que esto me consumiera tanto, aunque fuese el deseo de mi abuelo descubrir la verdad… no puedo olvidar que los que quiero aún están presentes y el solo hace parte ya del pasado.

Lo siento.

21 de Aperirel de 1283

Ya casi se cumplirán 3 años desde que dejé esta bitácora en el baúl, ha acumulado polvo. Releo las entradas y ya ni siquiera parecían un informe científico.

He tenido un sueño… quizás no aporte veracidad a la investigación, quizás incluso le quite valor académico, pero ya nadie leerá este trabajo… así como ya nadie lee mis trabajos jajajaja.

El sueño, trataba sobre los navegantes de los que hablaba mi abuelo cuando yo era pequeño, aquella flota magnánima que surcaba los océanos incluso antes de que Pandawa siquiera estuviera en el panteón divino. Me encontraba allí atendiendo las labores de poca monta de una carabela sin bandera, el sueño… no era muy claro, no era mas que la representación visual de lo que mi abuelo me contaba en mi niñez, pero… gracias a ello recuerdo un detalle en particular. “Allá en los territorios del capitán Calamar yacen los restos de miles de navegantes en sus cuevas” En mi sueño desembarcábamos en esta isla con esta cueva… no recuerdo bien los detalles. Al entrar bajábamos por un complejo de tuneles, en las historias de mi abuelo narraba “en caminos serpenteantes y oscuros como las fauces de Aguabrial las calaveras de los antiguos capitanes observan desde las sombras. ¡Cuidado por donde pises muchacho! No querrás contraer la peste azul”. Bueno eso no va al caso… pero… ¿y si ese es el lugar al que debo ir?

A quien estoy engañando… soy un científico dándole veracidad a un sueño.

21 de Juninsidor de 1283

Puede que suene a locura, bueno suena a locura… pero… ¿y si esa historia de mi abuelo hablaba de Pup Island?. Es casi tan obvio… suena tonto, lo se, pero ¡por Feca! ¿y si es verdad?.

Puede que encuentre alguna pista allí, quizás logre desenmarañar este maldito misterio de una vez por todas y deje de atormentarme. Debo ir cuanto antes.

12 de Juliero de 1283

Lo he dejado todo para estar aquí, he gastado lo último de mis ahorros en esta pequeña nave submarina, Pup Island hoy en día no es mas que vestigios de lo que alguna vez fue, a esa isla se la han tragado las aguas. Escribiré ahora todo lo que acontezca espero que sea una entrada larga y no solo un “esto ha sido un fracaso”…

8:00 – El barco pesquero que he contratado me ha dejado en las coordenadas donde alguna vez estuvo Pup Island y hoy no son mas que tumultos de rocas y arena sobresalientes en el mar. Tuvimos algunas dificultades para descargar la nave porque el barco no estaba bien adecuado para estos trabajos, pero era un riesgo contratar un barco de transporte… la nave que compré básicamente es robada.

10:00 – He buscado por toda la zona y solo encuentro piedras y arena, el suelo no esta a mas de 20 metros sobre el nivel del mar. Se ven vestigios de anclas y algunos navios pequeños, pero era algo que sabia que iba a encontrar.

12:00 – No debí haber venido.

13:00 – He encontrado tras una pared coralina (con la que me he chocado por accidente) lo que parece ser la entrada a una cueva, me dispongo a entrar. Es una suerte que la nave no haya sufrido daños, sería terrible que el agua entrara…

13:23 – Este lugar, es inusualmente amplio como para ser una cueva natural, la nave pasa perfectamente, quizás fue esculpido para pasar con naves pequeñas como botes o canoas alguna vez. La vida bajo el mar ha tomado posesión del lugar, cada metro que me desplazo hace a este sitio más y más fascinante.

14:03 – No pude creer lo que he visto por varios minutos, estoy justo en frente de 5 galeones… la sala donde me encuentro es tan amplia que no tiene sentido que exista, he salido de la nave submarina pues el lugar parece ser una cámara subterránea con aire… pero… no tiene sentido, intento pensar cual pudo haber sido la salida o entrada de estos navios en el pasado pero no logro ver mas que rocas y oscuridad (el submarino de exploración me proporciona luz).

14:40 – Una de las naves, la que parece mas grande… me intriga y deseo adentrarme a explorar. ¡He llegado tan lejos! No puedo creer que esto este sucediendo, ¡esto es completamente surreal!... pero no tengo con que alumbrar… no vine preparado para esto, no esperaba encontrarme con una cámara de aire, joder a duras penas sabia conducir esta cosa hace 15 días.

15:17 – He logrado encontrar una vieja lámpara por los alrededores. ¡Hay cualquier cantidad de cosas! Desde armas hasta cráneos rotos, pergaminos, banderas, anclas, ropas, etc. Por suerte he traido combustible extra para el submarino, usare un poco para alumbrarme camino con la lámpara.

16:35 – He estado explorando este lugar, es una nave extraña, parece que el tiempo no le ha hecho efecto siquiera… ojalá pudiera describir lo que puedo sentir al estar aquí. Es raro… se que estoy sin duda solo en la oscuridad de esta cueva, pero al mismo tiempo se siente como si toda una tripulación estuviera en su labor al estar aquí tras el timón.

He encontrado colgada en el timón una llave, seguramente la llave de la habitación del capitán a la que no pude entrar hace un rato. Ire a ensayarla.

16:45 – He podido entrar a la habitación, el lugar estaba tan prolijamente limpio que sentí escalofrio al entrar. He logrado observar en los estantes libros de astrología, dominio cuadramental, economía y muchos otros más, trajes limpios en el armario y algunos frascos con una sustancia morada que podría ser stasis. En la mesa encontré una nota y una daga clavada en ella, varios agujeros dan evidencia de que el capitán solia enterrarla constatemente con ira. La nota que al leerla no pude evitar querer copiar su contenido dice:

“Mi ciclo ha terminado, aunque mi trabajo aún no está hecho, no puedo dedicarme a esto por siempre, esta flota requiere sangre fresca y yo ya estoy viejo… si eres quien creo que eres, has recapacitado y seguramente quieras acudir al llamado al que yo respondí a tu edad y mi padre, y todos nuestros ancestros. Espero hijo mío que así sea, no lo digo por orgullo, sino porque es nuestro deber, es el deber de nuestro linaje.

Quizás no estoy siendo muy claro, nunca he sido bueno con las palabras lo sabes bien, puede que comprendas mejor si tomas en tus manos aquella daga, la misma que sostuvieron decenas de cazadores, argonautas, marineros y piratas tiempo atrás.(editado)

Tómala y responde al impulso que te ha traído tan desesperadamente a este lugar”

17:00 – Debo tomarla, no puedo… tengo temor, pero debo hacerlo… la llama está a punto de apagarse, debo volver. Pero antes…
1
Responder a este tema