FR EN ES PT
Explorar los foros 
Rastreadores de Ankama

(GRM) Murder of Shadows, los marginados (Rol)

Por frankok2000 - MEMBER (+) - 02 de Abril de 2016 05:17:00
"... Hubo un tiempo, en el que la injusticia reinaba en el mundo de los 12. Aquellos que se los consideraba diferentes, eran abusados por los poderosos, aplastados por los malévolos para satisfacer sus propios deseos de burlarse de los inferiores. Esto se notaba mas en ciertos puntos del mundo de los 12, pero donde esta situación alcanzo su máximo auge fue en el infame Triangulo en Bermudas, hogar de los Riktus. Los pobres marginados sufrían un constante abuso, hasta el punto que debían dormir en cuevas a la intemperie, por miedo a ser molestados en su hogar Riktus. Si algo me ha enseñado la experiencia, es que no todos los Riktus son malos, ni todos los "Héroes", son buenos. Las apariencias engañan, no hay que fiarse de los estereotipos. Por eso estoy aquí. Harto de las injusticias Riktus, del abuso por parte de los grandes gobiernos, de las disputas por los territorios, de los castigos brutales al inocente, del amiguismo entre Gremios y Gobiernos para llenar sus arcas a costa de los demás. A todo eso dije "Basta". Reuní a aquellos que compartían estos ideales de justicia. Todos aquellos que se me unieron eran diferentes entre si: Desde grandes codiciosos, hasta calmados, locos, sanguinarios, ladrones, ateos, devotos, buscadores de conocimiento. Pero todos ellos ahora tenían algo en común gracias a mi: Un gremio que los une. Mas que eso, una familia, unida por el odio hacia la injusticia y el amor a la libertad. Y ahora, seguimos viajando, buscando a aquellos sedientos de justicia para poder saciarlos, y propinarle una lección a los injustos. Yo soy Mafe, y esta es mi mano derecha, Ashes (El caso que me inspiro a la creación de esta formación) y esta es nuestra historia..."
-Compendio gremial anonimo

Luego de esa intro, procedo a presentarme:
Mi nombre es Mafe el Stasiado. He decidido transformar mi gremio en rolero, debido a las influencias de ciertas personas. Ahora, como es costumbre, pondre la plantilla del gremio
Nombre: Murder of Shadows (Abreviado MOS)
Descripción: Bueno, creo que la intro lo dice todo xD, pero por las dudas: Un gremio rolero, que se basa en la breve historia y en la de cada uno de sus integrantes
Nación de afiliacion: Riktus
Naciones admitidas: Todas
Lider: Mafe el stasiado
Nivel del gremio: 2
Mano derecha: Ashes
Cantidad de miembros: 2
Nivel mínimo de ingreso: Cualquiera
Nivel medio del gremio: 71

Requisitos adicionales:
-En caso de unirse y de necesitar decir algo fuera del rol, se hablara entre paréntesis. EJ: (Ahora vuelvo)
-Estar comprometido con el roleo y con la historia propia y de cada personaje
-Presentar una historia sobre tu personaje, y saber desarrollar su personalidad en el tiempo

En mi caso, aquí va mi historia: (Los puntos de Nombre, Raza, e Historia del personaje son obligatorios, pero puedes añadir puntos adicionales si lo ves necesario. Ej: Oficios, etc

Nombre: Mafe el stasiado
Raza: Steamer
Oficios: Le gusta la variedad tanto en combate como en oficios
Historia: Hace muchos años, en la era de los Dofus, cuando el Almanax fue descubierto, los Santos de los dias decidieron recompensar a los humanos que los adoraran con una reliquia cargada de todo el poder de los Santos: La insignia de los Santos. Esta reliquia se le otorgaría a todo personaje que recordara alabar a cada santo del Año en cada dia que le correspondia. Cuando la notica se difundio, no solo los adoradores devotos se emocionaron, sino que los ladrones del lugar tambien. Gente de todo el mundo iba a adorar a los santos para poder obtener la reliquia (Un 80% iba por la reliquia, el otro 10% iba por necesidad de alabar a los Santos, otro 5% iba porque lo obligaban y el otro 5% iba porque no tenia nada mejor que hacer). Al enterarse de la posibilidad de que la reliquia fuera robada, se creo una orden protectora de la misma, cuyo líder la llevaría hasta que alguna persona digna de tanto poder la obtuviera. La insignia fue robada una noche. Los guardianes, enfurecidos, partieron con una cólera imparable hacia el nido de los ladrones. Cuando capturaron al responsable, de repente, se desato una fuerte lluvia:
-¿Porque llueve a estas horas? El tiempo estaba bien hace un rato
-¿Me estaré volviendo loco o acaso escucho llanto en el aire?
Cuando recuperaron la reliquia, la lluvia había crecido hasta niveles descomunales. El fin del mundo conocido se acercaba, pero ellos al menos habían cumplido su divina tarea con honor
-Este es el fin...
-Fue un honor el poder trabajar con ustedes... Jamas los olvidare...-Dijo el Steamer que alli se hallaba
Luego de eso, el agua consumió todo y dejo el templo en el olvido...

Mucho tiempo mas tarde, en las épocas del Wakfu, un curioso Steamer, llamado Mafe, fue en busca de el conocimiento de sus ancestros. Habia dado con la pista de un templo perdido bajo el océano, que contenía pistas sobre su desconocida familia. Este se sumergio en las profundidades de Astrub, y logro visualizar (Luego de unas arduas excavaciones) una ventana rota, con un extraño simbolo. Al entrar alli, se dio cuenta de que habia encontrado lo que buscaba: El famoso templo del Almanax. De pronto, un cadaver cayo sobre el, lo que le provoco un gran susto. Logro reconocer el traje primitivo de un Steamer Dofusiano.
-Al parecer este es el lugar indicado.
No es la forma en la que quería conocer a su abuelo, pero al menos sabia que aun tenia su cadáver para poder darle un digno entierro. De las manos del cadáver, cae hacia el fondo marino una especie de broche redondo, con extrañas formas. Al querer agarrarlo, Mafe queda en shock, y su mente le proyecta extrañas imágenes de seres celestes. Al volver al mundo real, Mafe se guarda este objeto para si. A partir de ese día, empezó a visualizar de nuevo en sueños a estos seres celestes, que constantemente le decían:
-"Restaura el Almanax, y toda su sabiduría se te revelara, y a aquellos que nos recen, también los beneficiaremos"- Le decían- "La insignia no deberá caer en malas manos..."
Harto de no poder dormir, Mafe gasta gran parte de sus Kamas en una plataforma sobre Astrub, que al principio funcionaria de Biblioteca. Mas tarde, Mafe obtiene conocimientos sobre el Almanax, y construye los respectivos altares para cada estación. Tambien descubre que era "Aquello" que se le había caído a su abuelo. No era ni mas ni menos que la legendaria Insignia de los Santos. Solo aquellos devotos a los Santos podrían usarla (Y de un alma pura, por demás). La gente no frecuentaba tanto el Biblio- templo como el esperaba, mas que para buscar algún que otro libro (Paso a llamarse Biblio-templo mas adelante, debido a su nueva función de adoración). Mafe estaba tan ocupado con la Insignia (intentado hacerla funcionar) que no tenia tiempo para administrar al Bibliotemplo. Le pidio a Ditocas si podía conseguirle un sustituto:
-Pero por supuesto Mafe, te enviare a uno de mis amigos mas confiables: Henry Jones Señor
Mafe empezó a aislarse del mundo. Pasaba día y noche intentando descifrar aquel objeto, hasta que una noche, cuando moría del cansancio:
-"Si nuestro poder quieres desatar, a ser puro de corazón deberás llegar"
Mafe no comprendió esas palabras, lo cual lo puso triste. Decidió salir a dar unas vueltas por el triangulo en bermudas (Hogar de los Riktus, nación a la que pertenecía). Al encontrarse caminando por un puente, escucho unos gritos, y varios golpes:
-DANOS TU PARTE, NIÑITA!
-OBLIGAME!!! GLOTONA, LOCA, SUPERPODEROSA, ATAQUEN!!!
Una joven Sadida peleaba contra unos malhechores Riktus. Evidentemente, perdia en numero, y estos al final llegaron a acorralarla
-Estas acabada, preciosa...
En ese instante, Mafe se acerca a los malechores:
-Señores, me parece que estan atacando a una dama, lo que no me parece nada correcto. Si no huyen en este instante, tomare medidas no-pacificas
-A MI NO ME MANDA UN MONTON DE HOJALATA PREHISTORICA! TE ENSEÑARE QUIEN MANDA!!
Acto seguido, el ladron intenta atacar a Mafe con una escopeta. Mafe, en ese momento procede
-Te lo adverti...
Mafe empieza a sufrir una transformación, en la que sus mecanismos se volvían mas complejos, hasta el punto de que había crecido en tamaño físico, y se hallaba rodeado de mecanismos letales
-Fase de batalla iniciada, eliminar formas de vida inferiores a base de carbono en 5 segundos. 5...4...3...
Antes de que pudiera llegar a "2", los ladrones habian huido sin dejar rastro alguno. Mafe empieza a desacoplar sus mecanismos, e intenta convencer a la dama que estaba a salvo
-No tienes porque temer, no te hare daño
-Yo no tengo miedo, peleare hasta el fin si es necesario
-Me harias el honor de acompañarme en mi paseo??
-Como no, es lo menos que puedo hacer
Caminaron durante horas. Mafe le explico lo poco que sabia sobre el. Ella le explico todo sobre ella, sobre el estado actual del mundo, sobre la política (Mafe era muy inteligente, pero vivía encerrado en sus libros).
-Por Oktapodas!! y todo lo que dices es cierto??
-Absolutamente
-Alguien deberia hacer algo... No puede ser
En ese momento, a Mafe le vinierona la mente las palabras de los Santos...
-Y si.. juntamos a toda esta gente marginada bajo el mismo estandarte??
-Bajo una misma nacion??
-No, digo bajo una misma unidad... Un gremio, por ejemplo
-Si tu empiezas e inviertes el dinero necesario, yo organizare todo lo demas
-Tenemos un trato entonces
Mafe creo el gremio Murder of Shadows, con los colores celeste y negro en honor a su fallecido abuelo. El gremio fue creciendo y se volvió cada vez mas fuerte, y desde ese día, Mafe y todos los miembros de su gremio han vivido sus locas aventuras día a día, en la que se ha explorado la historia de cada miembro.

Y hasta aca he llegado. Bueno, creo que hable demasiado xD (Me emocione bastante por la idea). Ahora es su turno, todos aquellos que quieran unirse, por favor completen con los requisitos en los comentarios. Sin mas, les deseo muy buenas noches

Mafe el Stasiado: "Las apariencias engañan, nunca te guíes de lo que ves por fuera"
1 0
Reacciones 22
Resultado : 3

Bueno, como mi compañero ya se tomo la molestia de presentarme, yo solo mostrare mi ficha y me retirare, hay mucho trabajo por delante todavía.
Nombre : Ashes
Raza: Sadida
Oficios:Campesina, no es muy buena peletera, pero intenta serlo
Historia/Trasfondo:Bueno, yo no soy mucho de presentaciones, pero tampoco era de irme a conocer el mundo, y aquí estoy ahora, en un lugar desconocido, con una persona metida en una maquina.
Todo empezó así: yo era una simple campesina, en una isla pequeña, cerca del Triangulo en Bermudas, vivía una vida tranquila, sin problemas. eramos yo y mi madre únicamente, trabajábamos y les dábamos comida a los Riktus para que no nos lastimaran. Un día, estábamos entregando la comida tarde, estaba en la base entregando los suministros, ellos estaban muy enojados, como si me fueran a matar al mas mínimo instante, les entregue lo que pedían, y se me acercaron. Tenían armas en sus manos, sabia que estaban por matarme, entones, escucho una voz muy extraña, que dijo:" Señores, me parece que están atacando a una dama, lo que no me parece correcto. Si no huyen en este instante, tendré que tomar medidas no-pacificas." ellos se voltearon, y vimos una maquina, con forma de persona, parecía que vestía elegante, puede ser solo mi imaginación, pero como es de costumbre, mis atacantes decidieron cambiar de objetivo, no dejarían que una maquina les saque su presa. Entonces, el repentinamente se volvió mas grande, me intimido, y por lo que vi también a ellos, pues estaba en cuenta regresiva, como si fuera a explotar o algo. Cuando se fueron, el volvió a esa forma... "pacifica", dijo:"No temas, no te haré daño. Mi nombre es Mafe" yo me presente, y luego me pidió que le acompañe en una caminata.Era un Riktus, pero el me ayudo, era lo menos que podía hacer para agradecerle. Dimos varias vueltas, hablamos de temas varios, hasta que hablamos de política, le dije lo poco que sabia, y el parece que se lo tomo a mal:"Por Oktapodas!! todo lo que dices es cierto?" no sabia, hacia mucho que no se de política, pero le dije que si, para que no me tome desconfianza. Se pone pensativo, y luego me dice una locura, que no puedo creer que acepte:
-"Y si... juntamos a toda esta gente marginada bajo una misma bandera?"
-"como... una nación?"
-"no, bajo una unidad, como un Gremio por ejemplo"
-"ok... si tu eres capas de fundar un gremio, creo que yo puedo organizar las cosas, te parece?
-"tenemos un trato entonces"
Si fuera yo ahora mismo, le hubiera dicho que no, pero lo hecho hecho esta, no?
Entonces, volví a casa, y me fui a dormir, era de noche y el día fue muy extenuante.Mientras dormía, escuche una voz, parecía femenina, pero no podría decirlo con certeza, me decía "ve con Mafe, ve con Mafe""el te guiara, el te guiara" mientras veía imágenes de flores, y me desperté gritando, era mediodía, y entonces le conté todo a mi madre, quien se emociono tras escuchar lo que decía, y sin perder ni un segundo, empezó a empacar todas mis cosas en una bolsa pequeña-Mi Merkasako- y me dijo "ya estas lista, mi niña, sera mejor que partas" y antes de que le pueda decir algo me paso unas vestimentas, y me dijo"lleva puesta esta ropa especial, y Rosal velara por ti".Nunca entendí que quiso decir con eso.
entonces fui a el triangulo en bermudas, solo para darme cuenta que no estaba ahí. Intente volver a casa, pero la isla donde vivía no estaba, como si nunca hubiera existido, y entonces escuche esa voz otra vez, me dijo "sigue derecho, sigue derecho. Llega a Sufokia, llega a Sufokia" y sin pensarlo, seguí derecho. eventualmente, después de varios días navegando sin vista de tierra, encontré lo que parecía mi destino, y mientras miraba, estaba Mafe subiéndose a un barco, y le hice señas, y me espero. cuando baje, el tenia una cara de sorpresa, y lo primero que hizo fue preguntar:"Donde conseguiste esa vestimenta" y le conteste que mi madre me la dio. Durante el resto del día no hablo, ni aunque intentara yo hablar con el, como si estuviera en otro mundo.Desde aquí, todo lo demás es trivial, y si quieres piensa lo que quieras, pero aquí estamos ahora, y dime, te unirás a esta causa? seras parte de MOS?
(hablando un poco fuera de personaje, en realidad la personalidad de Ashes no es así, pero actúa mas seria para convencer a quien le cuenta la historia. quien es? ERES TU )
PD: me olvide de dejar un "comentario/frase" de ashes, ya se que no es necesario pero así queda mejor
Ashes:"Es imposible reparar el daño hecho, pero no volver a construir sobre el"

0 0
Resultado : 3460

Siempre quise entrar en un gremio rolero, pero mi liderazgo en el mio actual me impedia cambiar de gremio, por ende usare mi cuenta secundaria.

Nombre: Punta de Plata
Raza: Ocra
Oficios: Cazadora y mercenaria.
Historia: Me presento ante ustedes caballeros, soy mienbro de la familia de mercenarios mas curtida del Krozmoz, y es hora de que haga mi debut para probar mis habilidades ante mi familia y a misma, ustedes tienen una causa justa y noble * se arrodilla en señal de lealtad*. No negare que apenas he comenzado a andar de aventuras pero espero que cuando muera las historias que cuenten sean con MOS.

0 0
Resultado : 284

Nombre: Alazlam

Raza: Pandawa

Oficios: Fanático de los oficios, aunque por extraños motivos ya no se especializo a fondo en algunas profesiones (por lo que cuento en mi historia se darán cuenta de que oficios me especializo)

Historia: Era una tarde soleada, muy agradable para la ocasión.En el estadio de Bonta se llevaba a cabo un gran partido de Jalabol, se enfrentaban los equipos del Sporting Jalatin contra los poderosos Brakmar Beatdown. El juego estaba muy intenso, la multitud enloquecida por las grandiosas jugadas que estaban presenciando; mientras tanto por allí en un rincón se encontraba un pandawa preparando unas kokosodas para los jugadores del Sporting – tengo que apresurarme a tener las bebidas para el medio tiempo- decía para sus adentros mientras se afanaba en dicha tarea tratando de no distraerse por la algarabía de la multitud.

El partido dio termino declarándose el Brakmar Beatdown como el vencedor; el Sporting dio una buena batalla pero sentían que les faltaba un anotador estrella, alguien agresivo, con el fuerte deseo de ganar corriendo por sus venas, algún día encontrarían a dicho jugador.

Llegada la noche el pandawa prepararía una cena para de alguna forma aliviar la pena de la derrota, de repente empieza a sentir un silbido en el oído seguido de un dolor de cabeza – Ah! Caray que es esto? – comienza a sentirse mareado, un escalofrió le recorre por la nuca comenzando a tener fuertes vértigos y perdiendo el equilibrio, cae estrepitosamente, todo le da vueltas, tratando de ponerse en pie no logra conseguirlo cayendo de nuevo, esta vez imposibilitado para levantarse – que rayos me está pasando!- al final pierde la conciencia.

En el comedor se encontraban degustando unas ricas Bangas cocidas, acompañadas de Guiso Bo-Rancho unas Albóndigas de Tofu, Tartaro marino, Waterzozio, Filete de Muuugresa con puré de col y de postre, Tarta Tal con Bebidas de fwescuwa y Mohitauro. Todos comiendo como si el Caos de Ogrest fuera a ocurrir mañana y esta fuera la ultima cena.

-Te encuentras bien?- le pregunto el entrenador al Pandawa –a pesar de que preparaste este gran festín, no te veo con mucho apetito; será que no piensas probar de tu propio veneno?- dice con una sonrisa malévola. –No, no es que….- dice con cara de preocupación.

-No te lo tomes todo en serio; sabes, me diste un buen susto cuando te vi tirado en la cocina, en verdad te encuentras bien?- le pregunta con preocupación reflejada en su rostro.

-Estoy bien- contesta el pandawa, con una sonrisa sincera,la cual deja tranquilo al entrenador.

-Ok, sabes que estoy dispuesto a escucharte, cuando quieras-terminando de decir eso se lanza a la pelea por la comida –Estos tragones no me dejaran nada, Agh! Ya comieron suficiente, déjenme algo!- Viendo la escena casi cómica, el pandawa comienza a comer antes de que toda la comida se termine y se quede sin cenar.

En la noche, sin poder lograr dormir, el pandawa se levanta y se acerca a la ventana; mira al cielo estrellado y de repente, comienza asentir ese zumbido de nuevo; comienza a sentir el vértigo, inclinándose para no caer en esta ocasión esperando a que el síntoma pase, comienza a tener visiones–que es esto?- dice asombrado –son….. recuerdos?- imágenes cruzan por su cabeza, imágenes de personas que no conoce, gente con la que vivió aventuras –Memorias?.......-es lo último que dice antes de quedar inconsciente.

Al día siguiente le cuenta al entrenador lo que le sucedió esa noche –Así que tuviste un sueño?- dice este con expresión seria. –No un sueño,eran algo así como recuerdos, pero estaban todos mezclados, confusos- replica el pandawa. –El día que te encontramos sentado en el campo de práctica, te vimos confundido, no sabias quien eras, no recordabas nada; sin embargo recordabas hacer cosas, como cocinar, fabricar incluso sabias pelear, pero no sabias nada sobre quién eres o lo que habías hecho de tu vida- dice con una expresión serena. –Al no saber cómo lidiar con eso decidimos llamarte “Panda”, hasta que recordaras tu nombre- lo mira con una sonrisa picara.

El pandawa lo mira y con voz decidida le dice –es hora queme marche- El entrenador mira al suelo con tristeza, pero sabía que ese día llegaría,lo mira sonriendo diciendo –Adelante, ve- El pandawa lo mira, le hace una reverencia y se gira para ponerse en camino.

-A donde iras, por donde comenzaras tu búsqueda?- de dice con voz fuerte mientras lo ve alejarse.

-Sufokia, no sé porque, pero allí comenzare a buscar respuestas- le responde mientras camina sin voltear.

-Bien entonces, que tengas suerte; Panda!- dice esto agitando su mano en señal de despedida.

-Alazlam-

-Mi nombre es, Alazlam- le dice volteando a mirarlo con una sonrisa.

Ya pasaron varios días desde que Alazlam emprendió su viaje a Sufokia, sin saber por dónde comenzar siquiera que buscar, se encuentra deambulando a la orilla del mar; de repente a lo lejos alcanza a divisar dos siluetas. Un autómata y una mujer?.

Corriendo para tratar de alcanzarlos, puesto que eran las primeras personas que veía en días desde que llego a tierra Sufokeña, se percata que se tratan de un Steamer y una Sadida; sin saber porque, se apresura a su encuentro………………..

0 0
Resultado : 436
Nombre: Ikken Hoshi, "Ikken" para los amigos

Raza: Selotrop

Oficios: Principalmente Aventurero-vendedor de recursos, también soy campesino, herbolario y panadero (una buena alimentación es la base de toda gran aventura). He hecho mis pinitos con otros oficios, ya que hago aquello necesario para ganarme la vida, pero ninguno de forma destacable.

Historia: Antes de contaros mi historia, me gustaría empezar por el principio, y contaros algunas cosas de mi pueblo, para que así me podais entender mejor.

Mi pueblo recibió el legado de los Selatrops, cuando su gran rey adquirió una fuerza casi divina, nosotros surgimos a su imagen y semejanza, como una sombra del krosmoz. Así llegamos al mundo de los 12. Nosotros no estábamos emparentados con los dragones, ni tampoco éramos inmortales ni teníamos la maestría de los Selatrops en el manejo del wakfu, aunque aprendimos a hacerlo con bastante habilidad a pesar de ser mortales corrientes como todos los demás. Decidimos compartir nuestros conocimientos sobre el wakfu con todo aquel que estuviera dispuesto a aprender, y así poco a poco nuestro pueblo creció y se hizo un lugar en el mundo de los 12.

Sin embargo, nosotros nunca conocimos a los Selatrops, ni recibimos nada de ellos, y estos desaparecieron tras el Caos de Ogrest, lo único que hemos podido hacer los Selotrops ha sido buscar e intentar interpretar los restos que quedan esparcidos por el mundo, para tratar de descubrir mejor nuestro origen. Es por ese motivo, que los Selotrops somos grandes viajeros, y siempre vamos de un lugar a otro cruzando fronteras, buscando algún vestigio de nuestros antepasados, y desde muy jovenes abandonamos nuestro pueblo para salir a recorrer el mundo.

Llegados a este punto, va siendo hora que empiece a hablar de mí. Mi nombre es Ikken Hoshi (los Selotrops solemos recordar la identidad de viajeros del Krosmoz que tenían nuestros antepasados Selatrop, y según mi madre, mi nombre significa "Salto a las Estrellas" en una extraña y lejana lengua que aprendió en sus viajes), mi familia era de una pequeña aldea en los montes boscosos de Amakna. Mis dos mejores amigos han sido desde pequeño Appa, mi fiel dragocel, y Momo, un pequeño dragoncito blanco muy revoltoso que me regalaron mis padres cuando era pequeño. Desde niño fui siempre muy curioso por nuestros antepasados, y disfrutaba mucho acompañando a mis padres en alguna de sus aventuras en busca de nuestros antepasados.

Aquellos fueron días felices que viví en Amakna, aunque los días buenos no duraron para siempre. Bonta le declaró la guerra a Amakna, y mis padres fueron llamados a filas. A ellos no les interesaban los conflictos políticos, ya que como viajeros amaban el mundo y moverse por él, y les costaba ajustarse a las fronteras y las naciones que habían surgido en el mundo de los 12, amaban y eran ciudadanos de Amakna porque habían vivido y crecido allí, apreciaban a sus gentes y era donde estaban sus amigos y seres queridos, pero para ellos el mundo era un lugar muy grande que no pertenecía a nadie, sino que nosotros le pertenecíamos a él, por lo que una lucha por las fronteras entre dos naciones era algo totalmente estúpido para ellos.

Eso les pareció una deslealtad y alta traición a los gobernadores de Amakna, que esperaban contar con las habilidades de mis padres en el dominio del Wakfu entre sus filas, por lo que los apresaron y les obligaron a ir en vanguardia. Ninguno de los dos regreso, y Appa, Momo y yo nos quedamos solos a nuestra suerte. Juré que jamás serviría al gobierno de Amakna ni al de ninguna nación, aunque por el momento no abandoné Amakna, ya que una cosa era la Nación y su gobierno, y otra muy distinta su gente. Prometí que me debería siempre a la gente y no a sus gobiernos, por ello empezé a viajar, recogiendo recursos a lo largo y ancho de Amakna y las otras 3 naciones, para luego venderlos a aquellas personas que los necesitaban y no tenían tiempo para salir de aventuras o a viajes peligrosos.
Poco a poco me hice un nombre en Amakna, incluso la guarnición de guardas se interesó por mi, ofreciéndome un puesto entre sus filas para proteger Amakna y cazar a los bandidos, oferta que por supuesto rechazé, en primer lugar no quería tener que perseguir y pelear con gente, ya que en muchos casos su único delito era no ser de Amakna, y sobretodo, en segundo lugar porque yo no me debía solo a Amakna, sino a todas las personas del mundo.

Las cosas parecían ir bien, así que pronto tendrían que torcerse, y no estaba equivocado. En uno de mis viajes para realizar pan, me adentré en Bonta, ya que necesitaba leche de Muuugresa, un animal no muy bravo que tan solo podemos encontrar en los campos de Bonta. Bonta es una ciudad que siempre me ha inquietado, en parte por lo sucedido con mis padres, y por otra porque tiene fama de ser una ciudad con un gobierno muy estricto, restrictivo y muy elitista, donde la prioridad siempre la tienen los bontarianos, y sobretodo los poderosos.
Me encontraba ordeñando un rebaño de muuugresas cuando una voz a mi espalda me sobresaltó.
- ¡Ikken Hoshi, de Amakna! ¡Quieto y no te muevas! Deja esa leche y tu bolsa en el suelo.
Al darme la vuelta vi que casí me habían rodeado una patrulla de guardas bontarianos, uno de ellos, probablemente su capitán, un Yopuka alto y orgulloso, se adelantó y continuó hablando.
- Por tus delitos contra Bonta quedas arrestado.
- ¿Delitos?¿Que delitos? ¿Si yo solo he venido a buscar unas botellas de leche? - dije sorprendido
- No te hagas el estúpido... eres un bandido famoso por aquí, se te ha visto en numerosas ocasiones en nuestras tierra robando recursos de nuestra gran nación, para que luego nobles bontarianos deban pagarte a ti por ellos en el mercado. ¡Esos recursos nos pertenecen! Y tu te estas aprovechando de la riqueza de nuestra gran nación.
- ¡Cerebro de Yopuka! ¿te das cuenta de las tonterías que dices? En primer lugar los recursos no son vuestros, son del mundo, y el mundo es de todos... En segundo lugar, yo recorro el mundo en busca de los elementos extraños de cada ecosistema, no solo en Bonta, pero como bien sabrás hay especies animales y vegetales que solo crecen en Bonta, y cuyos recursos son necesarios para fabricar gran cantidad de cosas y recetas. No ve veras talar vuestros fresnos ni acabando con vuestros campos de trigo ¿Acaso por haber establecido unas fronteras imaginarias teneis derecho a la explotación exclusiva de los recursos específicos de este ecosistema?
- ¡Por supuesto! Si quieres o necesitas esos recursos o objetos, deberías comprárselos a un bontariano...
- ¡Vaya! ¿Ahora quien intenta aprovecharse de la situación? ¡¿De verdad no teneis nada mejor que hacer?! No he venido a hacer daño a nadie, solo necesito leche de muuugresa para hacer pan, ni siquiera es para vender, necesito comer sabes...
- Pues paga por ese pan a un panadero bontariano...
- No me sobran los kamas, y yo también se hacer pan...
- Pero no eres bontariano
- Que estupidez...
- ¡Mi capitán! En su bolsa también lleva un buen montón de peces empanados... y eso que nuestros caladeros están tan bajos últimamente - nos interrumpió uno de los guardas
- ¡Bastardo! ¿Así que solo a por leche? ¡Pues parece que ya sabemos porque nuestros caladeros se están agotando!
- ¡Ni hablar! ¡Esos peces no son vuestros! Los he pescado en el pueblo de Sufokia.
- ¿Así que también has asaltado Sufokia? Parece que no seremos los únicos en alegrarnos de librarnos de ti, igual nos sirva para ganarnos el favor de Sufokia en próximas negociaciones. Bueno, ya es suficiente, acompáñanos, tu mochila queda requisada
- Pero contiene mi trabajo de días...
- ¡Haberlo pensado antes de saquear Bonta!
La rabia me inundo todo el cuerpo. Otra vez, las malditas naciones y sus conflictos venían a complicarnos la vida... Ahora querían restringirme mis viajes y mi trabajo a los territorios de mi nación, y llevaba demasiado tiempo tragando y aceptando su juego, iba siendo hora de que aceptaran mis propias reglas.
- Eso tendremos que verlo - dije desafiante a la vez que desaparecía cruzando un portal. Aparecí cerca del guarda con mi mochila, me abalance sobre él para recuperarla y volví a desaparecer por otro portal huyendo. Los guardias me siguieron, pero al principio les dejé atrás, sin embargo ellos conocían Bonta mejor yo, y cuando el cansancio empezó a hacer mella en mi, los guardas fueron recortando distancia.

Me paré a recuperar el aliento, mientras oía como los guardas se acercaban a una distancia alarmantemente corta. De pronto, unas manos surgieron me cogieron por detrás y me arrastraron hacia las sobras de un callejón, justo a tiempo para que la guardia pasara por la calle principal en la que me encontraba.
- Sereis muy buenos viajando y todo lo que quieras, pero ¿que manera más estúpida de esconderse es esa?¿Acaso no estabas huyendo de la guardia? Parecía que querías ponerles el trabajo fácil... - dijo una voz femenina. Al darme la vuelta pude ver la figura de lo que parecía una sram totalmente encapuchada y envuelta en oscuridad. - Con tanta lucecita azul se te puede seguir el rastro a desde la otra punta de Bonta.
- Eh... sí. Y muchas gracias por ayudarme, pero... ¿por que lo has echo?
-Pues no lo se... En parte porque me pasa lo mismo que a tí, yo también huyo de la guardia, y no tengo suficiente fuerza para enfrentarme a ellos y no puedo avanzar, esta maldita villa está llena de guardias... dos cabezas piensan mejor que una, ¿no?
- ¿Por que huyes?
La Sram solto un suspiro.
- Porque soy una leñadora de Amakna... nuestros bosques son escasos, y vine a recoger unos cuantos esquejes de los bosques bontarianos para poder replantarlos en Amakna... Unos guardias me vieron y empezarón a perseguirme
- Podrías haberle pedido al ministro de Ecología de Amakna que se encargara del problema...
- Y podría haber esperado sentada... esos malditos corruptos del gobierno solo se preocupan de sus propios intereses y de los de grandes héroes... nadie tiene tiempo para una pequeña Sram como yo.
La Sram acompaño sus palabras con una mirada entre el reproche y el odio por mis palabras. Yo solté una carcajada y continué
- Solo lo dije por ver que contestabas, la verdad es que tienes razón, si esperamos que nuestros gobiernos arreglen nuestros problemas estamos apañados. Soy Ikken Hoshi, también soy de Amakna y me ha sucedido algo parecido
- Yo me llamo Akerra, un placer conocerte.
Mientras le contaba a que me dedicaba y como me habían atrapado los guardias, un grito de alarma sonó al fondo del callejon.
- ¡A mí la guardia! ¡Los forajidos están aquí! ¡Que no escapen!
Pronto estábamos rodeados de guardas, intentamos resistir pero todo fue en vano, y en poco tiempo nos encontrábamos de camino a las mazmorras de Bonta atados de pies y manos. Me prometí a mi mismo que algún día haría que las naciones se tragaran sus derechos de ciudadanía y su propiedad del territorio.

Pero no todo son malas noticias, tal vez fuera cosa del Krosmoz, pero mientras esperábamos al juicio conocimos a un personaje interesante en nuestra celda que cambiaría el rumbo de todo.
- No sabía que fuera posible encerrar a un Selotrop - dijo Akerra burlonamente - Con todo lo que os he envidiado y resulta que vuestros portales no pueden sacaros de un edificio cerrado...
- Si pueden, pero eso que ves ahí es un inhibidor mágico. Con más destreza tal vez podría, pero con mis habilidades ese trasto me impide por completo manipular el Wakfu... así que sí, estamos encerrados.
- Pues vaya
- Ji ji ji - una aguda risa sonó entre las sombras - hay más medios para salir además de la magia
- ¿Quien eres tu? - pregunte
- ¿Acaso importa? creo que más que "quien" lo que deberías preguntar es "que". ¿Que es lo que puedo hacer para sacaros de aquí
- Eso suponiendo que de verdad puedas sacarnos de aquí - apuntó Akerra
- Pequeña Sram insolente... si quieres puedes pudrirte a aquí o venir conmigo... haz lo que quieras - al acercarme más vi que nuestro interlocutor se trataba de un individuo un tanto extraño. Tenia unas pintas muy extravagantes, con un cierto aire lunático, asustado y arrogante a la vez. Pero solo fue cuando vi las mascaras colgando de su cintura me di cuenta de que era un discipulo Zobal.
- Y ¿por que quieres ayudarnos? ¿tu que ganas con ello?
- Vaya joven Selotrop, esa pregunta sí tiene mucho más sentido. Veras, me podría enrredar explicandos que os he observado, que conozco vuestro descontento con las naciones y bla bla bla... pero sinceramente, todo se resume al popular dicho de "el enemigo de mi enemigo es mi amigo", así que si los bontarianos pierden a tres prisioneros en lugar de uno, mejor que mejor. Pero podeis no fiáros de mi y quedáros, seguro que los bontarianos os tratan con mucho "amor" - estallo en una carcajada lunática que estremecería a cualquiera - es una pena, pareceis buenos fichajes, pero si no os decidís pronto me marcharé sin vosotros
- ¿Fichajes? ¿De que estas hablando? ¿y como piensas escapar?
- Os demostraré que cuando no tienes poder más vale tener amigos - De pronto una explosión sacudió la pared en la que se encontraba el zobal, y trozos de piedra cayeron dentro de la celda. Varias personas entraron en ella con un Tymador a la cabeza, que se dirigieron inmediatamente al Zobal y le quitaron los grilletes. Este se levantó y vino decidido hacia nosotros - como iba diciendo, nosotros somos el Clan Riktus, él único que les planta cara a las naciones del mundo de los 12 y sus sistemas de gobierno. Podeis uníros a nosotros y ser libres o quedarós aquí y seguir presos, ya sea en esta celda o en vuestra preciosa nación. Pero tenéis que decidíros rápido.
- Yo voy - dijo inmediatamente Akerra - nada me ata realmente a Amakna y estoy muy harta de sus políticos
- ¿Y tu joven Selotrop?
En mi cabeza se aglopaban los pensamientos. Tenia mucha gente querida en Amakna, pero estaba muy harto de su gobierno y sus conflictos con las otras naciones, me sentía portador de una bandera que no me representaba, y ahora los Riktus no me pedían obediencia, sino que me ofrecían libertad, lo que había anhelado toda mi vida. Además los Riktus estaban plantándole cara a las naciones reivindicando que el mundo era de todos. Le estaba costando procesarlo, pero contra más lo pensaba, más claro tenía que ese era su lugar y eso era lo que tenía que hacer.
- También podeís contar conmigo
- Bien, pues volvamos a casa, ¿habéis estado alguna vez en el triángulo de las bermudas?

Los Riktus resultaron ser más diversos de lo que se pensaron en un principio. Si bien algunos de sus miembros plantaban cara a las ciudades y reivindicaban la libertad, muchos otros eran simples bandidos, inadaptados incapaces de vivir en paz y armonía en otra parte. Disfrutaban del asalto y de arruinar las ciudades, pueblos y ecosistemas de las naciones doceras. Había mucha rabia y rencor en ellos, pero no se daban cuenta que estaban arruinando a mucha gente inocente. Con el tiempo me desilusione, ya que ví que los Riktus no eran el clan rebelde que me imaginé, y para muchos de sus miembros no era ayudar a los oprimidos su objetivo, sino destruir la paz de las naciones, a cualquier precio y sin importarles las consecuencias. Por ello, Akerra y yo trabamos poca relación con los gremios y bandas del clan Riktus, ya que no nos sentíamos nada representados, y nos dedicamos a vivir nuestras aventuras con total libertad, volviendo a Amakna a visitar a nuestros seres queridos, y por muchos otros lugares. Con el tiempo, Akerra y yo nos volvimos inseparables.

Un buen día, tras regresar de un largo viaje me dirigía al mercado a poner algunos artículos en venta cuando una Sadida y un Steamer pasaron muy cerca de mi en dirección opuesta, y al pasar por mi lado pude escuchar su conversación
- ¡Claro que no será fácil! Y tendremos que pelear duro... pero no podemos dejar que las ciudades sigan haciendo lo que se les antoje, los marginados de este mundo merecen un lugar al que llamar hogar y que defiendan sus derechos, tenemos que plantar cara, ¿sino quien lo hará por nosotros? - Decía muy enérgicamente el Steamer.
- Nadie... si todo eso ya lo se Mafe, pero para plantar cara a las naciones necesitas que más y más gente se una a tu causa... - le decía la Sadida - Por un lado la mayoría de tus hermanos Riktus no comparten tus ideales, no les interesa proteger a los débiles, solo piensan en saquear, en su propio beneficio y la adrenalina de la aventura y el combate. Por el otro, la mayoría de los ciudadanos de las naciones tiene miedo, solo quieren que les dejen en paz... y es más fácil acatar a sus gobiernos y adaptarse que pelear por sus derechos
Me quedé perplejo, esa era la clase de gente que Akerra y yo estábamos buscando, y ahora que les había encontrado no podía dejarles escapar, como bien decía la Sadida, no era fácil encontrar gente con esa forma de ver el mundo. Así que decidí dejar las ventas para más tarde y les seguí, a una distancia prudeciál al principio, ya que yo nunca me había fiado de los Steamers. Estos funcionan y son expertos en manipular la otra gran energía primordial, el Stasis, la cara opuesta de la moneda del Wakfu, donde si este representaba la vida, el Stasis representaba la destrucción, aunque había que reconocer que los Steamers le habían dado un uso bastante constructivo. Por esa razón, debido a que los Selotropes nos basamos en el dominio y control del Wakfu, tendemos a considerar a los Steamers como nuestros antagonistas, los maestros del Stasis. Sin embargo esas energías son complementarias, y no hay equilibrio la una sin la otra, y de la misma forma ese tal Mafe le estaba demostrando que el prejuicio Selotrop estaba equivocado, aquel Steamer era uno de los mejores aliados que podía encontrar para su causa. Por lo que en ese momento lo decidí claramente, tenía que conseguir ingresar en ese gremio como fuera. Ensimismado en mis pensamientos no me di cuenta de que Mafe y la Sadida se dirigian hacia el zaap, y estaba muy atras para cogerles a tiempo. Vi como atravesaban el gran portal Zaap y desaparecían de mi vista. Salte hacia adelante, y haciendo uso de mis portales me abalance hacia el zaap a toda velocidad, pero fue demasiado tarde. Aterrice en el suelo derrapando y atravesando el arco del zaap en el momento que el portal se cerraba, y aparecí al otro lado del arco en el mismo Triangulo de las Bermudas... les había perdido.
"Mafe el Steamer, no me olvidaré de ti ni de tu compañera Sadida. Si eres un hermano Riktus es cuestión de tiempo que nos volvamos a encontrar, entonces hablaremos"

Ikken Hoshi: "Todos somos uno, y uno somos todos"
0 0
Resultado : 3
Nombre: Gamus (y su cuervo, Galus)
Raza: Tymador
Oficios: Capitán pirata, narrador, bribón, Tymador... Ah, ¿cosas legales? Pues de pequeño siempre quise ser sastre.
Historia:
La vida está llena de sorpresas, traiciones, alegrías... ¡Y una buena botella de ron! Mi infancia fue algo simple, llena de peleas y broncas parentales, sin hacer mucho caso de las enseñanzas educativas pero con un gran espíritu de libertad. Y ya, no hay nada más que contar de esa bella época inocente. Me fui de casa en cuanto pude y me hice a la mar. Mis viajes me llevaron de aquí para allá, recogiendo artefactos extraños y tesoros de valor incalculable. ¡Tenía el mundo a mis pies! Hasta que me enteré de un lugar atestado de tesoros, pero también me peligros... El Triángulo en Bermudas era un lugar aterrador. Había rumores de que algo grande se cocía allí, y si escondía algún tesoro, y alguna que otra buena pelea, era mi lugar. Reuní a mis hombres, les di un discurso inspirador y nos adentramos en agua rumbo a nuestro destino.
Lo que ocurrió allí fue... vergonzoso. Mataron a la mayor parte de la tripulación y hundieron el barco. Rayos, nunca pensé que estarían tan bien preparados. Y así quedé encerrado en aquel lugar de locos durante muchos años. Creo que eso me afectó a la cabeza, pero no se lo digáis a nadie.
Conseguí salir gracias a algunos contactos, en una barca que se caía a pedazos pero que soportó el viaje. Y gracias a dichos contactos se enteró de se siguiente destino (el gremio).
Compré -más o menos- una casa en Astrub. Allí me establecería hasta volver a mi antigua gloria.
0 0
Resultado : -289
Nombre: Rilusaki o "Rilu" (Apellido: Herpen)

Raza: Ocra

Oficios: Oficio..? Ni en broma.. No eh.. Oficios no. Ahm.. Aventurera vale..? :c

Historia:
Yo no tengo historia..Un poco si.. Pero si tengo un linaje maldecido por la desesperación.. Soy la ultima descendiente de una famosa familia de la Edad de los Dofus.. Eran 5 hermanas muy demandadas por su experiencia tanto en oficio como en combate.. Yo soy descendiente de la más famosa, una Anutrof que consiguió dominar todos los oficios e incluso parte de la forjamagia en menos de 8 años! Cuando ocurrió el Caos de Ogrest todas las hermanas murieron, menos la Anutrof..
La pobre quedo traumada al ver como morían sus hermanas poco a poco, por los monstruos y el mar descontrolado.. Nunca pudo disfrutar momentos con ellas, siempre se obsesionó en los oficios y en coleccionar, desde entonces las generaciones futuras como yo o mi madre estamos maldecidas por nuestra abuela.. No podemos ver oficio, ni en pintura..

Mi madre nació en Astrub, era una bella Ocra, bastante poderosa, amable y agradable.. Siempre confiaba en la gente, ella amaba el azul y por eso se hizo Bonta, siempre tuvo amigos y un gremio natal.. Le cogió mucho cariño a las naciones, hasta que un día.. Su propio gobierno, su propio gremio natal, su propia nación la traicionó.. Enrabiada por la ira y por el defraude obtenido, ver como se aprovechaban de ella y su fortuna.. Huyó, huyó a Riktus, lejos, donde no pudiera escuchar el nombre de "gremio" o "nación".. Estuvo años, sin gremio o nación, sin amigos..
  • Entonces me tuvo a mi.. y cuando llegué a los 6 años, Mi madre desapareció siendo robada, robaron toda su fortuna, la de mi familia, la tristeza, por culpa de la ambicion
Ahora solo quedo yo.. Sobreviví sin amigos o ayuda, robando por Riktus y entonces me hice Bonta, solo para ver como era la nación en la que había pasado la mayoría de su vida. Entonces fue cuando escuche de un gremio.. Eso pensé yo..!! Un gremio, necesitaba un gremio.. Fue cuando escuché hablar de eso a un Steamer y una Sadida...

Yo no quiero una nación o gremio, mi cabeza ya me da suficiente entretenimiento para preocuparme encima con eso. Iris Van-herpen

Yo solo quiero un gremio en el que pueda ser activa y a la vez una sombra. Un gremio que no sea controlado por una nación, que no se deje llevar por la avaricia. Skybow Herpen

Lo que tenemos en común toda mi familia es que nunca hemos sido fieles a una nación, siempre neutrales. Marginados de todos... Rilusaki Herpen

Salu2 ^º^
0 0
Resultado : 4
Nombre(?): Theredhood Apodo: Red

Raza: Ocra

Oficios: Dibujante, Historiador, Cartógrafo, Aventurero, Herbolario.

Historia:
Un día simplemente desperté en la ciudad de Astrub y no recordaba nada de quien soy, ni de donde vengo, solo tenia mi vieja mochila de tela y dentro de ella varios cuadernos (algunos en blanco) y un montón de lapices. ¿Quién soy? la única pista que pude encontrar era un curioso dibujo que se repetía siempre en ellos un niño con una capucha de color rojo, ¿Seré yo? nunca lo sabre, pero me apegue a ese nombre "Theredhood" porque era lo único que tenia.

Desde entonces he viajado solo por todo el mundo de los doce, vagando tanto que ya no tengo lugar al que volver ni nadie quien me espere. Ademas no es como si quisiera quedarme en algún lugar, mi vida es la aventura, me dedico a registrar la historia y la biología del mundo de los doce en mis cuadernos. Todo lo que he visto en mis viajes esta dibujado y anotado en ellos, están repletos de historias y aventuras y espero que sigan llenándose cada vez mas, hay quien dice que parece que tuviera 110 años de experiencia.

No he encontrado aun nada sobre mi, ni de quien soy realmente, ni de porque aparecí así sin más en la ciudad, ninguno de mis viajes me lo ha revelado, así que es hora de emprender un viaje nuevo, es hora de ver el mundo junto a verdaderos camaradas y no los inútiles que me ha tocado conocer el resto de mi vida, la única razón por la que siempre he estado solo es porque nunca hubo nadie que compartiera mis ideales, un mundo sin naciones, sin conflictos, un mundo donde los recursos no desaparezcan en pocos días porque unos ambiciosos quieran todo para ellos, el perfecto equilibrio entre el Wakfu y el Stasis.

Pero gracias a esa gran ambición me ha ganado algunos enemigos incluso en mi propia nacion, Bonta, por eso acudo a ustedes, porque ya no tengo mas a donde ir ( de hecho nunca lo tuve), espero que buenos vientos soplen para nuestra empresa, y si algun dia llego a descubrir quien soy por lo menos tendre con quien celebrarlo.

Nota: Fuera de todo ese asunto, ¿que dia podemos encontrarnos y formalizar nuestro ingreso a la sociedad? estare esperando la respuesta, saludos.
0 0
Resultado : 2553
Nombre: MaadHatter (Maad, para amigos)

Apodo:El Bombardero

Raza: Tymador

Oficio: Pirata, Ladron, Ebanista

Historia:

Yo soy un pirata y siempre me ha gustado el mar y su olor, Me gustaria ser un pez para vivir todo el dia en el. De pequeño mi vida fue genial me la pasaba montado en un barco siempre con mi Capitan Red Rezer y su tripulacion nos haciamos llamar Kavod, digamos que a el capitan le gustaba mucho el vodka y las nenas jejeje, Con el capitan robamos muchos botines y conquistamos muchas mazmorras. Una noche muy oscura y fria estaba yo en el punte del mando con el capitan estabamos dirigiendonos hacia Pup Island cuando sentimos que algo golpeo con el barco.

#GOLPE#

CAPITAN: Mierdaa que ha pasado, Maad rapidamente ve afuera y revisad el perimetro!

YO: Como ordene capitan!

Cuando baje rapidamente a revisa ya era tarde habiamos perdido toda la proa, y entonces grite

YO:CAPITANNNNNN

Despues de haber gritado escuche un gran rugido y el barco se empezo a agitar fuertemente, el capitan mando a toda la tripulacion a atacar, pero cunado lo vimos no lo podiamos creer, era un ser inmenso y tenia 8 grandes tentaculos que salian por afuera del agua y golpeaban el barco fuertemente. En un Abrir y cerrar de ojos ya no habia barco y tampoco sobrevivientes aparte de mi. Logre llegar a la orilla de una Isla y ese dia jure que encontraria a ese maldito kraken y lo asesinaria
0 0
Resultado : 2
Nombre offrol //por si me queréis ver la falda// Ra'Ji
Nombre Ra'Ji
Sexo ¡Cuando quieras! ¡EJEM!, digoo... Macho
Raza Zurcarák
Edad Unos cuantos estíos tumbado a la bartola

Altura Seis pies y dos pulgadas
Peso ¡Un montón de cervezas! ¡Ay! Quería decir ciento cincuentaisiete libras y nueve onzas

Oficios Panadero y cervecero, ¡el mejor que puedas encontrar! A no ser que busques mejor de lo que deberías, que no te lo recomiendo si no quieres acabar en alguno de mis panes. Ingredientes ciento por ciento naturales, cogidos por estas zarpitas.

Biografía Y aquí... ¡¿Qué?! ¡¿Escribir?! ¿No me queda remedio? Está bien... Nací en la bonita Carretera Crujiente, una ciudad de placeres, pan, ¡juegos!, pan, restaurantes, pan, ¡juegos!, mozas de buen ver, pan, carreteras, ¡juegos!, cervezas y pan. Ya desde los tiempos de mi tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-... *coge aire* ...-tatara-tatara-tatara-tatara-tatarabuelo Ra'Ji primero, mi familia se ha dedicado al amasamiento profesional de pan y la fermentación de la orina de jalató y el trigo y la cebada y la malta y el lúpulo. Por mi parte, viajo pueblos y ciudades, bosques y praderas, minas y montañas llevando mi pan a todos los rincones que pueda encontrar. Sí, ya sé que aún no he salido de Amakna, ¡pero dadme algo de tiempo! ¡¿Y si no encuentro salas de juego más allá de la Carretera?! ¡Qué agobio!
0 0
Resultado : 284

Era un día hermoso, nubes en el cielo y pajarillos en los arboles. El Pandawa se encontraba sentado a la orilla de la caída de agua en los límites de Emelka, su mente estaba serena aunque en su interior se arremolinaban pensamientos de incertidumbre. La noche anterior le vino un recuerdo, este fue tan intenso que lo obligo a tomar una decisión.

-una vez más, deberé de seguir en el camino- decía el Pandawa mirando le cielo mientras hacia una pausa de la carta de despedida que escribía para sus amigos del Gremio MOS.

-que les dices a tus amigos, cuando sin mas debes dejarlos sin poder dar muchas explicaciones del por qué?- se preguntaba en voz alta el Pandawa, su rostro reflejaba un gran pesar.

-nunca fue mi intensión el interferir en sus vidas,simplemente me sentí feliz de de estar con amigos, mas sin embargo no puedo arrastrarlos al problema al que me enfrentare; ni yo mismo se si podre salir avante de el- lo que pasaba era que el tenia una maldición, maldición que estaba vinculada a su fuerza, los artefactos Fab´huritus; esos ítems que otorgaban poderes desconocidos a sus portadores.

-no sé a lo que me enfrentare en mi búsqueda por la verdad;pero de algo estoy seguro, no les causare más problemas-

-ellos son muy unidos y están descubriendo los límites de su propia fuerza; estoy seguro de que llegaran a ser muy fuertes y por consiguiente el gremio crecerá y será muy prospero- decía esto mientras sellaba el sobre de la carta de despedida para el gremio.

Caminando con paso firme, puesto que ya había tomado su decisión,se dispuso a ir hacia la oficina de Dragoexpress para depositar la carta.

Al día siguiente tomo sus cosas y en silencio se dirigió ala ciudad de Astrub. No miro hacia atrás, pensaran que eso fue un acto de mal gusto, pero el sabia que ellos estarían bien - a fin de cuentas, solo estaba de paso – se decía a sí mismo.

Al final, lo que escribió en la carta fue lo siguiente:

-Gracias, fue divertido o(^ ^)o ♫-

-Alazlam-

0 0
Resultado : 278
Nombre: Shub
Raza: Selotrop
Oficio: Panadera
Historia: Siempre me gustaba pensar las cosas antes de hacerlas, ver todas las posibilidades. Por eso, cada día me deleitaba con partidas de ajedrez contra mí misma. Tener una cantidad ilimitada de tiempo para pensar en qué opción era mejor, simplemente era muy agradable y satisfactorio. El problema de esto, era que, en ciertos casos, realmente me tomaba mucho tiempo decidir sobre una cosa o la otra, razón por la cual actuaba con mucha lentitud. Nunca olvidaré el día en que perdí a mi madre por mi "cualidad".

Era un día nublado, pero bastante bonito. Se veían los rayos dorados que pasaban por los pequeños huecos formados por las nubes grises, era como si la tierra estuviese volviendo a la vida. Mi madre me llamó desde el primer piso. - ¡Shub! Ven, necesito que me ayudes con algo. - Bajé sin prisas a la cocina, y allí estaba. Una mujer de mediana estatura, cabello corto pero sedoso, de complexión bellísima y unas manos pequeñas y muy suaves. - Shub, hija, necesito que llenes estos baldes con agua. Vamos, usa uno de tus portales como te he enseñado. - Y esbozó una sonrisa que me dio toda la seguridad del mundo. - Está bien, mamá. - Dije agarrando los baldes.

Los llevé afuera, los dejé en el piso e intenté recordar lo que me había dicho mamá cuando hice mi primer portal. "Imagina verte como si tu alma estuviera fuera de tu cuerpo. Luego, siendo un fantasma, ve hacia el lugar que quieres ir e intenta buscar una conexión entre donde está tu cuerpo y donde está tu fantasma. ¿Ves algo en común? ¿Una flor amarilla? Servirá. Cualquier cosa funciona con tal de que sientas que existe una similitud entre los dos lugares. Ahora, simplemente déjate llevar. Aún con la imagen en la cabeza, prueba a poner un portal justo aquí, a tu lado. ¡Bien! Ahora concéntrate. Imagina que tu portal es la flor amarilla. Ahora, crea otro portal en el lugar de la otra flor. ¿Lo hiciste? Por último, solo debes entrar en tu portal. Sentirás un cosquilleo agradable; no debes asustarte." Las suaves palabras de mi madre resonaron en mi cabeza y, antes de que me diera cuenta, ya estaba a unos pocos metros del pozo.

El día se sentía helado. Había una brisa gélida que me daba escalofríos cada vez que me alcanzaba, y ver todo con un tono grisáceo, por alguna razón, hacía sentir que hubiera más frío de lo normal. Pero, realmente, no le tomé mucha importancia.

Agarré los baldes y los sumergí en el agua del pozo. Me quedé atontada un rato viendo mi reflejo; me puse a pensar en varias tonterías. Saqué los baldes, me di la vuelta y los solté torpemente; mi madre estaba detrás mía. - Ups, lo siento. No quería asustarte de esa manera. Ven, déjame ayudarte. - Llenamos los baldes por segunda vez y los dejamos en el suelo. - Esta vez, déjame el transporte a mí. - Dijo mamá con un guiño pintado en su cara. Cerró los ojos, juntó las manos y éstas se iluminaron. Creó un portal bastante grande a lo que solo pude responder con mi gran asombro. - ¿Algún día podré hacer portales como los tuyos, mamá? - Le pregunté antes de que entráramos. - ¡Pues claro, hija! Sé que tienes mucho poder dentro de ti, incluso uno mayor que el mío. Lo puedo sentir. - Me respondió con mucha seguridad.

Tomamos los baldes y entramos en el portal. Pero lo que había del otro lado no era nuestra casa, ni los campos grisáceos que la rodeaban. Era como un vacío, se veía blanco por todas partes y se divisaban a lo lejos una especie de bichos azules. - ¿Qué es este lugar, mamá? - Pregunté. - Esto, hija mía, es un limbo de Wakfu. Un lugar en donde solo se crea, nada se destruye si no que es enviado a otras partes del mundo. ¿Ves esas luces azules? Son luciérnagas de Wakfu. Estas criaturas nunca salen de aquí, y son las encargadas de mantener la esencia del Wakfu en este lugar. - Pero mamá, ¿qué es el Wakfu? - ¡Ah claro! Lo siento. Es la fuerza que permite que existan seres vivos en todo el mundo, es la responsable de la creación de todos éstos. También es la que nos hace capaces de crear nuestros portales. Nosotras podemos manipular el Wakfu, sin destruirlo claramente, para poder reducir distancias, mover objetos rápidamente y un sinfín de cosas que se pueden hacer con los portales. Es sencillamente increíble, ¿no crees? - Me dijo con los ojos iluminados.

El lugar parecía infinito, llegaba a dar miedo, pero con mi madre junto a mí, me sentía muy segura. Caminamos un rato hacia el inexistente horizonte, admirando las criaturas que allí se generaban. Desde picudos prespics, hasta suaves jalatós, era realmente increíble pensar que aquí se creaban todos los seres vivos del mundo.

Era un lugar maravilloso, pero ya debíamos irnos. Mamá preparó el portal, tomamos los baldes con agua y saltamos a través de nuestra salida. Pero no estábamos fuera; el portal nos había llevado al mismo sitio. - Hm, qué raro. Bueno, creo que me distraje un poco. Déjame intentarlo otra vez. - Mamá cerró el portal, abrió otro y lo cruzamos, pero sufrimos el mismo resultado. - ¿Qué está pasando? ¿Quizá interferimos demasiado en este lugar sagrado? - Estábamos atrapadas, sin saber el porqué. - Mamá, ¿qué ocurre? ¿por qué no podemos irnos? - Yo ya estaba empezando a asustarme de verdad, mientras mi madre intentaba encontrar la salida. Yo intentaba pensar en opciones, caminos, posibilidades, pero sin ningún resultado; mi conocimiento era muy limitado, si no nulo, en aquél lugar.

- ¡Tiene que haber una salida! - Mamá ya empezaba a desesperarse, y con ello, yo también comenzaba a hacerlo. Ella creaba portales a diestra y siniestra, sin poder encontrar una salida. Hasta que de pronto, antes de que mamá saltara por uno de los portales, ella recibió un golpe, proveniente de la supuesta salida, que la empujó unos cuantos metros hacia atrás. - ¡Mamá! - Grité desesperada corriendo hacia ella, miré su herida y no había sangre, solo una mancha morada. Giré la cabeza hacia el portal y vi que estaba cruzando un... ¿humano? Medía poco más de 3 metros y su cuerpo parecía estar dividido a la mitad. En su lado derecho llevaba una armadura oscura con diseños morados, y su lado izquierdo parecía como si solo fueran llamas negras. Poseía una espada larga y ancha con un aura morada y, por cada paso que daba, el mundo parecía estar corrompiéndose a su alrededor.

- Hija. - Mamá intentaba hablarme mientras el caballero se acercaba y su herida crecía aún más. - Toma... esto. Es un... talismán. Llévalo siempre contigo. Contiene... una parte de mi aura... y mucha esencia... de Wakfu. Úsalo para... escapar. No te preocupes... por mí. - Lágrimas empezaron a brotar de mis ojos. - No, ¡mamá! Te salvarás, ¿cierto? ¡Con esto puedo salvarte!, ¿cierto? - Abre un portal y... vete. Él me quiere a... mi, no a ti. - El caballero ya se encontraba solo a un par de metros de nosotras cuando levantó su espada, preparado para atacar. - ¡Aléjate! - Grité, y un escudo apareció alrededor nuestra. La espada del caballero chocó contra el escudo y lo hizo retroceder un poco. - ¿Qué hacer, qué hacer? - Gritaba llorando. - Quizá si... Puedo intentar... ¡Un portal! Pero, ¿cómo? - Mis dudas le permitieron al caballero golpear el escudo una segunda vez. - Hija, recuerda lo que te he enseñado. Concéntrate, busca similitudes. - Dijo mamá, mientras su "infección" crecía aún más.

Un tercer golpe trizó el escudo; quedaba poco tiempo. - Relaciones... conexiones... espera, ¡el portal por donde vino! - Cerré mis ojos y me concentré. Un cuarto golpe sonó. Establecí una similitud, abrí los ojos, puse los portales y arrastré a mamá conmigo. Cerré el portal con rapidez y estuvimos a salvo. Lo primero que vi fue un cielo gris; estábamos frente a nuestra casa. - Un parapeto... nunca pensé que... dominarías esa técnica. - La mancha de su pecho se volvía preocupante. - Estarás bien, ¿cierto mamá? - Me era imposible dejar de llorar. - Hija, no podré... sobrevivir con esta herida. Lo siento. Renunciaré a mi forma... física. - No, mamá, por favor. No me abandones. - No te preocupes... hija. Nunca te abandonaré. Estaré siempre en... el talismán, cuidándote y observándote. Más tarde lo... entenderás. - La mancha en su pecho comenzaba a desaparecer y, al mismo tiempo, su cuerpo empezaba a emitir un brillo azul. - Hazme caso. Dirígete hacia... Amakna. Ten una vida normal, sé... feliz. – Al pronunciar su última palabra, su cuerpo se desvaneció y el talismán comenzó a brillar. - Mamá... - Empecé a llorar desconsoladamente.

Ya pasaron cinco años desde aquel entonces. Seguí las palabras de mi madre y me dirigí a Amakna. Conseguí un lugar donde quedarme cerca de un campo. Eso me permitió vivir de algunas recetas viejas suyas. Cada día despertaba sabiendo que mi madre, prácticamente ya no existía. A veces pensaba que todo esto se pudo haber evitado si solo hubiera sido algunos segundos más rápida. Quizá pude buscar algún medicamento, o usar las botellas de agua sagrada que guardábamos. El hecho de pensar en aquello, me sigue atormentando hasta el día de hoy y nunca se me pasó por la cabeza ir en busca del real culpable y cobrar mi venganza por lo que nos hizo.

Mi vida era muy simple, con una rutina muy normal. Hasta que un día, en una de mis visitas al mercado, escuché el rumor de la existencia de un grupo de personas, alojadas en la isla Riktus, que poseían un poder descomunal. “Quizá esa es mi oportunidad de buscar al caballero negro y hacerlo pagar y, quien sabe, es posible que exista alguna manera de hacer que mamá regrese.” Pensé y me dirigí directo a casa.

Alisté mis cosas, tomé algunas hogazas de pan y apreté con fuerza el talismán contra mi pecho. Lo miré y en seguida comenzó a brillar. Escuché la voz de mi madre en mi cabeza. – Hija, este será un viaje difícil, y realmente la venganza no hará que valga la pena, pero sí lo harán las amistades que conozcas y, quizás, llegues a descubrir todo tu potencial. Si estás realmente preparada, sigue adelante y recuerda, siempre estaré contigo. – Escucharla una vez más, me dio todos los ánimos del mundo. – Esto va por ti, mamá. – Dije y partí sin dudar hacia Riktus, en busca de este pequeño grupo de personas.

P.S: Perdón por un testamento tan largo. Quería hacer una buena historia en mi primer intento de roleo. Ojalá les guste y pueda entrar a su comunidad.

"Disfruta lo que tienes, no sufras por lo que no tendrás."
0 0
Resultado : 42
Nombre: Lobezno Venenum
Raza: Feca
Oficio: Proteger incluso a los Dioses... Perdón, digo, varios, el joven Feca siempre intentando procurarse por si mismo el sustento

Historia: Un buen día, para mi asombro, desperté en Incarnam. Estaba transformado en un Feca, aunque en ese entonces no lo sabia. Camine anonado por aquel bello paraje y fui atacado por unos wonejos que me dejaron casi al limite. Al final de la batalla, a punto de morir, llego un buho guardia de Incarnam y con su magia logro detener el ataque de aquellos animales y pude estar en paz. ¡Que susto! pensaba. No sabia que hacia en ese lugar.

El búho, viendo mi asombro, procedió a explicármelo todo. Que si ogrest, que si Incarnam, que si Brakmar, Sufokia... Que si Rit
kus. Yo solo pensaba "pobre de mi, con lo cómodo que era estar en mi cuarto leyendo libros, deleitándome con música. Como vine a parar en este extraño mundo?". Con el tiempo, empece a asimilarlo todo, aprendí técnicas de combate, vencí la mazmorra de Incarnam incluso, y aprendí a ser peletero. Creo, que empezaba a enamorarme de este nuevo mundo.

El buho, al ver mi avance, me propuso llevarme a Astrub. Quería que conociera otros lugares, que explorara el mundo. En Astrub me dejo en manos de sus compañeros que siguieron entrenándome, hasta tener la suficiente experiencia para valerme por si mismo. Y asi fue como conoci las naciones. Primero Sufokia, de donde fui fiel defensor y moría por ella. Al final, la termine traicionando, El lado oscuro me sedujo: esas hermosas alas rojas, ese aire oscuro e infernal, esa maldad que emanaba... Si, me aliste en las filas de brakmar, como fiel soldado...

El tiempo paso y ya agotado decidí darme un descanso. Fue mi deseo a la Diosa feca. Ella cedió, entedio mi cansancio y me adentro en un sueño al cual podría despertar a voluntad, cuando me sintiera preparado de nuevo para servirle. Fue entonces cuando, entre sueños y pesadillas, escuche el llamado de un tal "stasiado" y su compañerx " Ashes"... Era una propuesta interesante... Lo que tramaban... Feca lo entendió y sin yo decirle nada, me despertó de mi letargo...

Y he aquí, el nuevo joven feca restaurado, con ganas de unirse a la aventura...


(Lamentablemente no estoy mucho tiempo, por ahora es contado. Espero poder encontrarlos in-game cuando este o que ustedes me encuentren. Me seduce el gremio. Creo que es un buen motivo para retomar mi aventura en wakfu. O mandenme un Ankabox para saber que leyeron mi post y estar pendiente)
0 0
Resultado : 7061

Tema para relatar las aventuras del Gremio, y la de cada uno de sus miembros

Click Aquí  

0 0
Resultado : 5

(OffRol) Tengo una duda ¿en qué servidor funciona el gremio? u-u Gracias.

0 0
Resultado : 1036

Creo que sería mejor que aquí colocaseis las peticiones para entrar al gremio y en un nuevo tema en la "Sección Rolera" colocaseis las historias. Así agilizáis un poco el proceso. Pues aquí se entra más que nada a revisar gremios, niveles, etc.

0 0
Resultado : 7061
sadanni|2016-07-26 06:15:55
(OffRol) Tengo una duda ¿en qué servidor funciona el gremio? u-u Gracias.
Elbor

Timerelat|2016-07-26 23:34:25
Creo que sería mejor que aquí colocaseis las peticiones para entrar al gremio y en un nuevo tema en la "Sección Rolera" colocaseis las historias. Así agilizáis un poco el proceso. Pues aquí se entra más que nada a revisar gremios, niveles, etc.
Mmm, si, puede ser. Veré cómo organizo. Por ahora todo seguirá como esta

Gracias por la sugerencia ^^
0 0
Resultado : 5
Nombre: Sampiere.
Raza: Sacrógrito
Oficios: Minero, boguero,
Historia:

Baba de dragopavo en mi cara, sobre mis ojos, Maximiliano ha estado durmiéndose sobre mí nuevamente. Es entonces cuando se escuchan los gritos de los pobladores amakneanos.

"Atrapen al forajido, ¡Ha robado al gobernador!"

Ni pensar que alguna vez mi familia tuvo renombre, respeto, sobre todo en la época antes del Caos de Ogrest, cuando mi abuelo era parte del Tercio de Alma, ese brutal grupo de mercenarios cuya sede se encontraba en Astrub. Sin embargo, cuando la organización se desintegró, mi abuelo solo supo gastar todas las kamas que había ganado asesinando gente en el juego. Maldito sea el Zurcarak. A pesar de esto, mi abuela siempre nos crió para ser una famila recatada, respetable, nos hizo conservar las costumbres de la alta alcurnia amakniana, a pesar de que ahora somos una familia común, sin nada especial.

Me crié con los libros, pero mi vida se sentía vacía. Cuando era pequeño, mi padre me educó para satisfacer a lo que los aniripsas llaman "cleptomanía", para los no entendidos, así le dicen a la necesidad o el gusto de robar. Mi padre y yo, siempre haciendo concursos sobre quién robaba más pan, quién conseguía arrebatarle esas botas a ese guardia, quién robaba más flechas a aquél mercenario de Astrub... Que épocas aquella, me lleno de grata alegría al recordarlas, solo en la acción, en este tipo de acción, puedo liberar toda la sangre del sacrógrito que hay en mí. Pero cuando no lo hago, sólo me sumerjo en pensamientos melancólicos, donde recurrentemente menciono sangre, la luna y la profunda necesidad de hundirme en un par de ojos negros.

Pero cuando no lo hago... soy un simple boguero, aquellas personas que transportan el equipaje de los pasajeros de los barcos. No es un trabajo bien pago, pero nos ayuda a pagar la habitación en la que dormimos.

Cuando eres boguero, y sobre todo uno amakneano, tiendes a ver personas muy importantes a diario. El gobernador de Amakna se encontraba ese día de viaje, partía hacia Bonta a negociar una nueva alianza en contra de la alianza Sufokia-Brakmar. Iba yo entonces en mi pequeño bote con sus pertenencias, decenas de bolsas y cajas llenas de artefactos lujosos y, por supuesto, tres guardias para vigilar tal paquete. Era difícil remar con tanto peso. De repente, al otro lado del muelle, se escucha al gobernador decir que nos apresuremos. Los guardias comenzaron a presionarme, comenzaron a reírse y a golpearme, incluso dijo un yopuka estúpido "He escuchado que, si golpeas lo suficiente a un sacrógrito, ¡le salen seis brazos más! quizá le sean útiles para remar". Entre risas, comenzaron a golpearme, lo que me lleno de un placer profundo, acompañado de una descontrolable euforia. Efectivamente, me salieron cuatro brazos más, hechos de fuego, empuje al yopuka estúpido hasta el fondo del mar, pero no sin antes arrastrarme una caja conmigo.

No estoy seguro de que el yopuka haya sobrevivido, seguramente no, los yopukas son tan tontos que es probable que este haya olvidado nadar. Salí a tierra firme, donde estaba Maximiliano, mi leal dragopavo. Lo monté, y llevamos la caja a rastras hasta una colina, donde desde esta mañana hemos estado escondidos. Abrimos la caja, no era nada más ni nada menos que un traje muy especial, aparentemente nuevo, un mando con capa y capota azul brillante, lo reconocí al instante, era el traje de un Necropet, aquellos espíritus de la Feria Troll. Me lo he puesto, como un recordatorio de que a partir de este día, mi vida no será la misma, y también porque me hace gracia recordar que yo, un simple boguero, robó al gobernador amakneano.

Ya casi desaparece el sol y escribo esto al respaldo de un pergamino que había encontrado en una taberna Amakneana, cuyo encabezado dice "Murder of Shadows, los marginados". En el texto decían que se buscan personas que estén cansados del maltrato de la naciones, y, sobre todo, de sus funcionarios. Frustrado y sabiendo de que mi vida como forajido perpetuo de Amakna ha comenzado, pienso colgar este pergamino junto con mi historia en la misma taberna, esperando que en algún momento haya un contacto con este grupo de marginados.


Sampiere "Qué importa ser poeta o sér ladrón, o ser basura."

(Si les ha gustado mi historia, por favor contáctenme, estoy interesado en hacer parte de la organización rolera. Gracias)
0 0
Resultado : 6

Buenas a todos, antes que nada decir que este gremio parece interesante, bien, aquí voy:

Nombre:
Sezanri
Raza: Feca
Oficios: Panadero, campesino, y un intento de cocinero.
Sueños: Ser maestro de oficios, paz mundial (preferiblemente a la hora de dormir)
Personalidad:
Tímida, pero fiel a sus amigos, protectora e incluso extrovertida (contradictorio si lo ves superficialmente, pero que encaja, ya que es muy tímido al comienzo, pero se confía demasiado con sus amigos y no para de hablar con ellos, cosa que tal vez pueda ser un defecto algo peligroso... Eso si, nunca le verás abandonando a un amigo que esté sufriendo, incluso poniéndose algo pesado en el proceso, otro defecto que podría ser peligroso si lo juntas con la persona equivocada...)

Historia:
Una vez llegado a Incarnam, le viene un recuerdo doloroso a la cabeza... ¿Su vida pasada? tal vez... Eso si, tenia un peinado extravagante, de un color azul claro y por su cara no parecía muy amigable, ¿Seguro que se trataba de su yo pasado? ¿O le han llegado los recuerdos de un feca que tenía mala leche?
Bueno, Sezanri no podía entender lo que estaba sucediendo, así que, mientras se acercaba a un hombre de orejas puntiagudas, miraba a su alrededor sintiendo que ya había visto ese lugar antes...

Un rato más tarde, se dio cuenta de que en sus recuerdos Incarnam era diferente, pero no sabia decir en qué se diferenciaba, pasó el tiempo y llegó a Astrub, la ciudad de los mercenarios, donde se hizo con un merkasako y algunas provisiones.

Compró un Miaumiau al que nombró Johnny.

Sezanri descubrió el Bibliotemplo, y tras entrar en él y saludar a Henry fue directo a la siguiente sala, y de esta a la siguiente, a través de la puerta del verano y rezó al Santo del mes.

Vivió aventuras, cocinó pizzarvas y se fue a vivir a Amakna, lugar en el que comenzó sus oficios como campesino y panadero.

7 días han pasado desde su encarnación, y ha decidido que no puede seguir viviendo solo, que quiere descubrir mas sitios, viajar, ¡Hacer pan para alguien! Pero ese alguien tiene que ser especial, alguien en quien pueda confiar... Una familia.

¿Su pasado? Sezanri piensa de vez en cuando en él, pero es doloroso, no consigue profundizar en sus recuerdos ya que, aunque los hay felices, también los hay dolorosos, que suelen ser así, si, pero solo de pensar en que perdió todo lo que le hizo ser él mismo en el pasado le hace quedarse en silencio y sacar un libro para leer y pensar en otra cosa, no está preparado mentalmente para volver a su pasado, así que ha decidido vivir su futuro.

De hecho, ahora mismo se encuentra escribiendo un relato sobre si mismo en tercera persona en el restaurante de la carretera crujiente, sabiendo que esto es sólo el comienzo de su propia historia.

(Al igual que sadanni, os pido por favor que me contacteis, ya que me interesa ser parte de este gremio tan interesante para mis ojos superficiales, que espero que sea igual de interesante para mis ojos profundos)

0 0
Resultado : 2

Buenas, quisiera entrar al gremio, Mi nombre en el servidor es Nordo y soy yopuka.

El tema del rol para conocer a todo el grupo me gustara hacerlo in-game en alguna taberna o lo que se les ocurra. Un saludo

0 0
Responder a este tema