FR EN ES PT
Jalgromante, ese es el nombre del próximo World Boss contra el que os podréis enfrentar desde ya ¡en las Tierras Salvajes de cada una de las 4 naciones!

En el reino animal, es muy fácil ver quién es el jefe de la manada, o quién lo será. Eso como si se tratara de una especie de destino predeterminado del que uno no puede escapar. Los machos alfa son ejemplares espléndidos, fuertes, valientes, con una pizca de hostilidad. Esta historia no es la de uno de ellos.


Jalgromante era un jalatín pequeño, un poco patoso, muy comilón, y con una masa muscular que se acercaba más a la de un tofu gordinflón que a la de un milubo. Sus congéneres lo llamaban Jalapiedra, mofándose de su tendencia a comerse todo lo que pasaba lo suficientemente cerca de sus mandíbulas.

Como veis, los jalatós salvajes son muy estrictos en cuanto a la forma física: es la principal diferencia entre ellos y los que se dejaron domesticar por los fecas. Nuestro jalatín, de la talla y la consistencia de un puf, tuvo una infancia más bien difícil. Los días del pobre pequeñín se resumían en bromas y palizas. Hasta que un día, atraído por el fuerte olor a hierba fresca, Jalgromante se cruzó con un extraño discípulo de Sadida. Este último se encariñó con el jalatín regordete y, durante años, fue su única fuente de amistad.

 
Las agujas del reloj de Xelor recorrieron muchas veces su esfera, y Jalgromante creció. El jalatín se había convertido en jalató, pero su apetito insaciable no había cambiado en absoluto. Un día, empujado por el hambre, rebuscó entre las pertenencias de su amigo y encontró, entre calcetines sucios y taparrabos de color dudoso, un brote de un olor embriagador.

La curiosidad y el hambre fueron más fuertes que él, y Jalgromante acabó tomando un único bocadito de aquella zarza hechizada. El seguidor de Sadida no tuvo tiempo de reaccionar: un humo de color azul nocturno se formó alrededor de su peludo compañero y, cuando volvió a ver a Jalgromante, este estaba totalmente cambiado.

Sus ojos, tan amables antes, habían cambiado de expresión. La baba espumosa que caía sobre sus labios hacía que pareciera haber salido de la fab’hugruta. Desbocado, encornó el abdomen de su único amigo… cuya alma fue aspirada rápidamente por el cuerpo de Jalgromante y cuyo cráneo pasó a decorar uno de los cuernos del jalató.

Entonces, Jalgromante sintió la necesidad irrefrenable de ir junto a su rebaño. Después del hambre que pasó en su infancia, una sed de venganza se había apoderado de él.

Jalgromante diezmó a una buena parte de sus antiguos compañeros. De ellos solo quedaron intactos los cráneos, que se uníeron a los cuernos de Jalgromante. Sus almas se veían aspiradas y cada una de ellas aumentaba la corpulencia y el poder del jalató de una manera considerable.


Poco a poco, el espíritu de Jalgromante se fue tranquilizando. Las voces de los difuntos le acechaban y consiguieron meterlo en razón. Ahora disfrutaba de la sabiduría relativa de sus mayores, de un carisma impresionante y de un profundo sentimiento de horror por los crímenes que había cometido.

Por esta razón, decidió dedicar su vida a la protección de su clan. El joven Jalapiedra se retiró a sus pastos y se convirtió en el Señor Jalgromante. Su reputación atrajo a un gran número de aventureros que deseaban enfrentarse a él para conquistar sus tierras en nombre de su nación. Obviamente, Jalgromante los reducía a carne picada.


Pero son demasiados. Demasiados humanos sin escrúpulos mancillan a su pueblo. Muchos de los suyos han sido asesinados por razones que no comprende. Esto no puede seguir así. A partir de hoy, el gran Jalgromante piensa destruir a cualquier invasor que ose atacar a los jalatós de las Tierras Salvajes.

Jalgromante es el nuevo World Boss que será implementado en el juego desde esta misma tarde, a las 16:00 (hora WAKFU).
Recordad que en WAKFU, los World Boss reaparecen en un plazo de 24 a 72 horas.
Así que desde mañana ¡tendréis la posibilidad de cruzaros com una de las 4 encarnaciones de Jalgromante en cada uno de las Tierras Salvajes de las 4 naciones!